Anee Torrico era feminista, y como muchas de ellas solía usar el pañuelo verde mientras participaba en marchas a favor de la legalización de la “interrupción del embarazo”.

Afortunadamente, su vida ha dado un giro de 180 grados y recientemente ha usado su cuenta de Instagram para contar su testimonio. Allí explica cómo luego de un encuentro con Dios abandonó esa vida que la hacía sentir vacía y cómo ahora es plenamente feliz siendo provida.

Este es su valioso testimonio:

“Les quería explicar un poco sobre la imagen que están viendo. Como verán en una foto estoy a favor del aborto, y en la otra ya no. Pero no solo esa es la ‘gran diferencia’ sino la abismal diferencia está en mi sonrisa, en como me sentía yo y el como me siento ahora.

Instagram: aneetorrico

Aunque en la foto que tengo el pañuelo verde estaba sonriendo y ‘feliz’ porque estaba luchando por el derecho a las mujeres., dentro mío sentía un enorme vacío, dentro mío me sentía la peor persona del mundo, dentro mío había miles de complejos e inseguridades, me sentía cada vez peor.

Iba a las marchas y me sentía la mujer más empoderada del mundo, leía sobre el feminismo y sentía que podía hacerlo todo. Pero cuando llegaba a mi casa y me quedaba sola en mi cama, ese vacío volvía. Lloraba y me autoconsolaba diciendo que todo esto iba a pasar, que algún día me iba a levantar y sentirme hermosa e inteligente, pero no pasaba, nada pasaba.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Seguro? ¿Legal? ¿Gratuito?

Pero algo en mi vida cambió, un día me levanté y me veía hermosa tanto por dentro como por fuera, un día me levanté y todos esos complejos se habían ido, un día me levanté y era realmente feliz y plena. Y no fue por mi voluntad humana, sino porque lo conocí a EL, porque conocí a DIOS y desde ese día soy una persona nueva.

Desde ese día entiendo lo importante que es mi vida, desde ese día entiendo lo importante que es la vida de cada uno de nosotros. Dios es un Dios de amor. No es ese Dios el que la mayoría de la gente piensa que castiga, que prohíbe, todo lo contrario. el es paz, el es vida. Y lo más importante de todo es que nos ama con todo su corazón.

Con esta publicación mi idea es hablarle a esas personas que sienten que no vinieron aportar nada en este mundo, déjame decirte que tu vida vale mucho, que no importa lo que la gente te haya hecho creer, no importa cuan insuficiente te sentís, hay un Dios que te ama y tiene un propósito enorme para tu vida”.

Anee Torrico.