Tiago Varanda quedó ciego a los 16 años. Sin embargo, esto no impidió que se formara como sacerdote y recientemente pudo celebrar su primera Misa en el Santuario de Fátima, uno de los santuarios marianos más importantes del mundo. Conoce aquí cómo lo consiguió.

El ahora padre Tiago nació hace 35 años y se ha convertido en el primer hombre ciego en ser ordenado sacerdote en Portugal. Un día después de su ordenación fue llevado a Cova da Iría, el lugar donde la Virgen María se apareció a tres niños, para oficiar su primera misa y dedicarle su sacerdocio a nuestra Madre del cielo.

«Fátima siempre ha sido un lugar especial para mí, desde que era niño, y en este momento importante de mi vida, quería venir a consagrar también mi ministerio sacerdotal en manos de María, porque sé que con ella puedo unirme a Jesús más fácilmente«, contó el padre Tiago a la oficina de prensa del santuario.

¿Es muy complicado oficiar una Misa siendo ciego?

El padre Tiago cuenta que la ceguera, en lugar de ser un impedimento, se ha convertido en una gran ayuda al momento de oficiar la Santa Misa.

«No poder ver me permite no distraerme tanto con las cosas externas, aunque, internamente, tengo que hacer el mismo esfuerzo, a menudo difícil, para lograr la concentración y el silencio interior. Además, siento que mis otros sentidos se están volviendo más agudos, especialmente el oido, la capacidad de escuchar, que puede ser un regalo para poder ser un sacerdote que escucha mejor a las personas en sus situaciones dramáticas, en sus alegrías y en su fe», dice el nuevo sacerdote.

TE PUEDE INTERESAR:  Este es el texto original del Tercer Secreto de Fátima

Video de su primera Misa

El Santuario de Fátima publicó en su cuenta de Facebook un fragmento de la primera Misa oficiada por el padre Tiago Varanda.

Concelebraron la misa otros dos nuevos sacerdoters: el padre Jorge Gonçalves y el padre Pedro Oliveira. Al final de la Eucaristía, la asamblea saludó a los nuevos sacerdotes con una gran ovación. También fue concelebrante Monseñor Joaquim Fernandes de la Arquidiócesis de Braga quien a la edad de 103 años cumplía 74 años de sacerdocio.