«La Protección de los menores en la Iglesia no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque al final todo feminismo termina siendo un machismo con falda«, han sido las palabras del Papa Francisco este 22 de febrero en el Vaticano.

Como parte del segundo día de la jornada para la protección de menores en la Iglesia, el Papa Francisco dio un discurso sobre el papel de la mujer en la Iglesia.

Al respecto el Santo Padre afirmó que «Invitar a una mujer a hablar de las heridas de la Iglesia es invitar a la Iglesia a hablar de sí misma, de las heridas que tiene. Y creo que este es el paso que debemos dar con gran fuerza: la mujer es la imagen de la Iglesia que es mujer, es esposa, es madre. Un estilo. Sin este estilo hablaríamos del pueblo de Dios, pero como una organización, quizás sindical, pero no como una familia nacida de la Madre Iglesia«.

Luego de escuchar algunas exposiciones programadas para ese día, el Papa Francisco mencionó que «oí a la Iglesia hablar de sí misma. Es decir, todos hemos hablado de la Iglesia. En todas las intervenciones. Pero esta vez fue la misma Iglesia la que hablaba. No es sólo una cuestión de estilo: el genio femenino que se refleja en la Iglesia que es mujer».

TE PUEDE INTERESAR:  4 razones por las que el Feminismo y el Cristianismo son incompatibles

Sin embargo, lo que más llamó la atención en su exposición fue su mención al feminismo, tan de moda en estos días. El sucesor de San Pedro dejó en claro que este pensamiento no es propio de la Iglesia, menos cuando se trata de luchar contra los abusos de menores.

«La Protección de los menores en la Iglesia no es entrar en la modalidad de un feminismo eclesiástico, porque al final todo feminismo termina siendo un machismo con falda. No. Invitar a una mujer a hablar de las heridas de la Iglesia es invitar a la Iglesia a hablar de sí misma, de las heridas que tiene.

Y creo que este es el paso que debemos dar con gran fuerza – subrayó el Papa – la mujer es la imagen de la Iglesia que es mujer, es esposa, es madre. Un estilo. Sin este estilo hablaríamos del pueblo de Dios, pero como una organización, quizás sindical, pero no como una familia nacida de la Madre Iglesia«.

Finalmente, el Santo Padre recalcó que «es el misterio femenino de la Iglesia que es esposa y madre. No se trata de dar más funciones a las mujeres en la Iglesia. Sí, esto es bueno, pero no es así como se resuelve el problema. Se trata de integrar a las mujeres como figura de la Iglesia en nuestro pensamiento. Y pensar también en la Iglesia con las categorías de una mujer».

TE PUEDE INTERESAR:  Viral: Feminista recibe una dosis de su propia lógica en Twitter