Un grupo de fieles ingresó a un templo católico en las inmediaciones del Vaticano para sustraer unas imágenes de la Pachamama y luego arrojarlas al río Tíber. Todo esto fue grabado y subido a un canal de Youtube en donde muchos católicos han expresado su muestra de apoyo a este hecho.

Dichas estatuas de la Pachamama forman parte de la iniciativa Casa Común y estaban siendo incluidas en todos los cultos sincréticos que en estos días se vienen realizando en el Vaticano con motivo del Sínodo de la Amazonía.

En el video subido a Youtube se observa a un hombre entrando de madrugada a la Iglesia de Santa María en Traspontina para sustraer algunas tallas de la Pachamama.

Imagenes de la Pachamama sustraidas de templo católico.

«Esto se hizo por una sola razón: Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, su Madre bendita, y todos los que siguen a Cristo, están siendo atacados por miembros de nuestra propia Iglesia», afirman los autores de este hecho quienes hasta ahora permanecen en el anonimato.

«¡No aceptamos esto! ¡Ya no nos quedamos en silencio! ¡Comenzamos a actuar AHORA! Debido a que amamos a la humanidad, no podemos aceptar que las personas de cierta región no se bauticen y, por lo tanto, se les niegue la entrada al cielo. Es nuestro deber seguir las palabras de Dios como lo hizo nuestra santa Madre. No hay un segundo camino de salvación. Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat!», dicen ellos al final de su comunicado.

TE PUEDE INTERESAR:  Una mujer "sacerdote" participa en el Sínodo de los Obispos

Pronunciamiento del Vaticano

El prefecto del dicasterio de Comunicación del Vaticano , Paolo Ruffini, dijo este lunes en una rueda de prensa que ya tienen conocimiento de este hecho y lo ha calificado de «bravuconada».

«Lo que puedo decir es que robar algo de un lugar y tirarlo luego es un gesto que defino como una bravuconada. En esta sede hemos repetido que la imagen representaba la vida, la fragilidad y la madre tierra«, declaró.