Un sacerdote ha prohibido que los libros de Harry Potter sean difundidos en una escuela católica en los Estados Unidos. Él asegura que lo hace siguiendo los consejos de unos exorcistas quienes le advirtieron de los serios peligros espirituales a los que se exponen quienes leen esta famosa saga de J.K. Rowling.

El padre Dan Reehil envió un correo a los alumnos de la escuela St. Edward Catholic School de Nashville, en Tennessee, Estados Unidos, en el que informaba que en dicha escuela quedaba prohibida la lectura de los libros de Harry Potter ya que en sus páginas se pueden leer «conjuros y hechizos reales» y que por tal razón dichos ejemplares serían retirados de la biblioteca.

Según el correo del padre Dan Reehil «estos libros presentan la magia como buena y mala, lo cual no es verdad, pero sí un retrato ingenioso. Los conjuros y hechizos usados en los libros son conjuros y hechizos reales; que cuando son leídos por un humano existe el peligro de invocar a espíritus malignos».

En el mismo comunicado el sacerdote explicó que varios exorcistas, tanto de Roma como de Estados Unidos, le habían recomendado quitarlos.

Por su parte, la directora de los colegios de la Diócesis Católica de Nashville, Rebecca Hannel, emitió un comunicado en el que aclara que «si los padres consideran que esta o cualquier otra publicación es apropiada, esperamos que guíen a sus hijos e hija a entender el contenido a través de la lente de nuestra fe«. Además, ella misma ha asegurado que «no tenemos mayor censura en nuestras selecciones que la de asegurarnos que lo que incluimos en las bibliotecas de nuestros colegios es material apropiado a la edad de nuestras clases».

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Una boda estilo Harry Potter? El Padre Sam explica esta foto

Harry Potter es una serie de libros lanzada en 1997 la cual cuenta una historia épica del bien y el mal centrada en las aventuras del joven mago Harry Potter y su lucha contra el oscuro hechicero Lord Voldemort.

A pesar de ser un éxito mundial, la saga de la autora británica J.K. Rowling ha sido prohibida repetidamente en las escuelas de Estados Unidos y Reino Unido, principalmente por supuestamente promover valores satánicos o magia negra.