Con el afán de querer hacer algo «nuevo» o «impactante», se ha vuelto un tanto común la «dinámica» de romper un crucifijo en los retiros para luego dar algún tipo de mensaje cristiano. Esta extraña práctica es inaceptable para cualquiera con un poco de sentido común. Por eso me alegró mucho ver en Facebook esta reflexión de Angy Belle en la que responde contundentemente a esta terrible práctica.

A continuación les comparto su respuesta.

¿Por qué hacen esto en los retiros juveniles?

¿Ésta imagen te es familiar?, ¿Sientes indignación al verla?. Entonces ¿Por qué rompes Crucifijos en los retiros juveniles?

Un pecado muy grave que cometen varios jóvenes en sus retiros, es romper y maltratar imágenes de Nuestro Señor, con la justificación de que al no estar benditas, no pasa nada; que «Dios entiende que lo que le gritas no es en serio y que si vas a romper su imagen es para «ayudar a los chavos a hacer conciencia».

¡QUE GRAN MENTIRA! Bendita o no, es una escultura que tiene la imagen de Nuestro Señor y por tanto debe ser tratada con el debido respeto; aunque no lo digas de corazón, al final de cuentas estás blasfemando contra Dios, con todos los reclamos que le dices en la dinámica.

¿Por qué hacen esto entonces? La respuesta es porque buscan mover las emociones de los jóvenes, de hacerlos llorar para que «reflexionen», de «mostrar gráficamente el daño que le hacemos a Cristo con nuestras acciones». Los coordinadores por lo general piensan erróneamente que entre más lloré un joven, más está siendo tocado su corazón por Dios y más exitoso es el retiro. El éxito del retiro no se mide por las lágrimas y sollozos. Hacer eso solo genera desorden emocional, confusión, enojo, impotencia, etc.

Aquí va algo sobre lo que yo viví en un retiro de Renovación Carismática hace un par de años:

Una de las dinámicas consistía en tener los ojos vendados mientras escuchabas la Pasión de Cristo, con efectos de latigazos, gritos de dolor etc. Entonces pues te ibas imaginando todo eso, al quitar la venda había frente a ti un Crucifijo y después de un momento de observarlo, entraban dos personas encapuchadas gritando que querían a Barrabás y no a Cristo (eso se lo decían mirando al Crucifijo mientras lo señalaban bruscamente con el dedo y manotazos). Después de haberle gritado reclamos, cosas como: «No es cierto que existes, ¿Donde estabas cuando murió mi mamá?», «¿Dónde estabas cuando me drogaba?». Lo tomaban de la Cruz y con coraje lo aventaban al piso para romperlo en mil pedazos y dejar a todos llorando. Luego de eso se iban, y nos decían que esa dinámica estaba aprobada y era permitida por qué el Crucifijo no estaba bendito.

Bien, pues después del retiro me integré al equipo de los organizadores y fuí muchas veces a servir en esos retiros. Éste es el detrás de escena sobre esa dinámica:

¡Nadie quería hacerlo! Era muy difícil que alguien se animará a hacer el papel de los encapuchados, porque sentían feo gritarle cosas a Cristo y romperlo. Total, una vez elegidos, hombre y mujer, se iban al Santísimo a orar y a decirle a Dios que pues Él sabía que lo que iban a decir no lo decían de corazón, (o sea a justificar sus blasfemias). Ya en el momento, hacían todo lo que les dije arriba, y cuando salían de escena, se iban literal corriendo al Santísimo a llorar desconsoladamente a pedirle perdón. ¿Qué consuelo les daban?, Les decían que Dios entendía lo que habían hecho, que sabía que no lo decían de corazón y que estaba bien porque habían sido ellos instrumentos para hacer reflexionar a los muchachos del retiro. 

Tristemente en una ocasión yo hice esa dinámica, ¿Me ayudó o ayudé en el crecimiento espiritual de alguien? ¡ROTUNDAMENTE NO! Yo lo hacía con la mejor intención del mundo, pero mi intención no quitaba la gravedad de lo que estaba haciendo. Quién haya hecho esto o algo parecido, debe inmediatamente confesarse y no volver a hacerlo jamás. 

Por medio de la Tradición de la Iglesia Católica, me di cuenta de ésta grave falta y abandoné la Renovación Carismática. Me he enterado de que no solo ahí se han hecho éste tipo de dinámicas, sino que más grupos juveniles las hacen de diferente manera, pero a final de cuentas es sacrilegio y blasfemia disfrazada de evangelización. ¿Quiénes realizan éstos actos?, Nada más y nada menos que satánicos y protestantes, ¿Cómo esperamos que un joven se encuentre verdaderamente con Dios, si en un retiro hacemos lo mismo que los paganos?. Vuelvo a repetir Un joven Católico debe distinguirse por su comportamiento PURAMENTE CRISTIANO. 

Ya para finalizar quiero hacer una aclaración importante:

No estoy en contra de las personas que integran los grupos juveniles; yo estoy en en contra de actividades, dinámicas y temas que no son católicos y que por tanto dañan la espiritualidad de dichos integrantes. Si leíste esto y te identificas, ya sea porque alguna vez también lo hiciste, ve a confesarte; si lo viste en tu grupo y no lo has hecho, informa que está mal hacer eso, si se enojan y no te hacen caso, es mejor que abandones el grupo. 

Quizá a muchos les haya parecido imposible de creer esto, pero es más común de lo que imaginan. Agradecería si alguien ha vivido algo similar, me lo comparta en comentarios. 

Gracias por su atención.

Fuente: Angy Belle