No son pocos los laicos algo preocupados por los excesos que se viven en muchas de nuestras liturgias. Y ante esto muchos se preguntan ¿cuál debería ser nuestra reacción? ¿Deberíamos detenerlos en medio de la Misa? ¿Debemos ir a hablar con el sacerdote? ¿Deberíamos protestar o algo por el estilo?

Mons. Guido Marini, maestro de ceremonias litúrgicas del Papa Francisco, da una sensata respuesta a estas interrogantes.

Mons. Guido Marini responde ¿Qué debe hacer un laico si el sacerdote da indicaciones litúrgicas incorrectas?

Papa Francisco junto a Mons. Guido Marini.

«Yo pienso que, cuando estamos en la liturgia, no debemos pelear, porque nosotros estamos allí para orar. En la liturgia somos un solo espíritu y un solo cuerpo frente al Señor para elevar nuestras plegarias, escuchar la Palabra y vivir sus misterios.

Yo pienso que la unidad y la comunión es algo que debemos salvaguardar para no desnaturalizar lo que vivimos. Por eso pienso que demos proceder con mucha paciencia. Debemos hablar, debemos dialogar, explicar motivos.

Pero si no es posible llegar a un acuerdo lo mejor es dejar momentáneamente el conflicto y esperar un mejor momento, apartándonos de todo lo que pueda generar división y desencuentros que no nos hacen bien, y no nos conducen a donde queremos llegar.

El consejo que me atrevo a dar es este: Con mucha bondad, cordialidad, y con capacidad de sacrificio, proceder en el camino de estar juntos, de vivir la comunión. Sabemos que el grano de trigo que cae en tierra muere y da fruto. Nosotros podemos morir en estas cosas, sabiendo que en el futuro daremos fruto. Vivamos con esta fe».

TE PUEDE INTERESAR:  5 propuestas litúrgicas para tener una Iglesia más Ecológica