En Youtube abundan los videos de «exitosas» campañas evangelísticas en las que pastores evangélicos llenan teatros, coliseos y hasta estadios con emotivas prédicas seguidas de una «lluvia» de milagros para todos los asistentes.

Ante semejante derroche de «poder divino» uno se pregunta ¿Si en verdad pueden hacer milagros en nombre de Dios, por qué no van a los hospitales? ¿acaso ellos desconocen del sufrimiento que allá se vive?

Hoy te contaré 3 razones por las cuales nunca verás a pastores evangélicos haciendo masivos milagros en los hospitales.

1) En los hospitales no regalan dinero

No podemos negar que muchas iglesias evangélicas son máquinas de hacer dinero para el pastor y sus colaboradores.

Hace algunos años asistí a un culto evangélico en un estadio de mi ciudad y al final de la prédica y los «milagros» el pastor dijo lo siguiente: «Hermanos, ustedes saben que no les hemos cobrado entrada, pero para realizar esta campaña hemos comprado todos estos equipos de luces y sonido y estamos endeudados. Necesitamos juntar 50 mil dólares. Así que mientras los músicos continúan con las alabanzas, por favor vengan todos a dar de lo que tengan hasta que lleguemos a juntar ese dinero». Tomó tan solo media hora de alabanzas para recolectar esa cantidad.

Como entenderán, en un hospital es imposible usar esa misma técnica para comprar equipos de sonido nuevos.

TE PUEDE INTERESAR:  Papa Francisco afirma que "Dios hace milagros en Medjugorje"

2) En los hospitales las enfermedades son reales

Muchos de los «milagros» que se ven en los megaeventos de sanación protestante en realidad son actuados. Algunos son tan absurdos que hasta da pena ajena verlos.

3) En el fondo los pastores saben que no tienen ese poder

¿Si tuvieras el poder de curar cualquier enfermedad con el poder de Dios, no pasarías el resto de tu vida en un hospital? Estoy seguro de que Dios te premiaría grandemente en el día de tu juicio personal si así lo hicieras.

¿Entonces por qué no lo hacen estos «milagreros»?La respuesta es obvia. En el fondo saben que no tienen ese poder. Probablemente tampoco tengan fe.