Recientemente se ha viralizado un video en el que vemos al Papa Francisco retirando su mano varias veces cuando algunos fieles intentaban saludarle besando su anillo. Dicho gesto ha generado un ola de diversas opiniones; algunos piensan que se trata de un gesto de humildad mientras otros consideran que fue una actitud un tanto grosera o desconsiderada.

Pero más allá de las razones por las que el Papa Francisco haya decidido no aceptar que le besen el anillo, me gustaría aprovechar la oportunidad para contarles el por qué de esta antigua práctica. Como muchas costumbres dentro de la iglesia Católica, no se trata de un gesto vacío, sino que tiene un profundo significado que todos deberíamos conocer.

¿Por qué el Papa usa un anillo?

Aproximadamente desde el siglo XIII, los papas católicos portan un anillo especial de oro llamado “del pescador”. Se llama así porque grabado una imagen del Apóstol Pedro, quien por voluntad de Jesucristo pasó de ser un «pescador de peces» a un «pescador de hombres» (Mateo 4,18-20).

Anillo de Benedicto XVI

En una carta escrita por Clemente IV a su sobrino Pedro Grossi en 1265 se incluye la mención conocida más antigua del Anillo del Pescador, usado para sellar toda la correspondencia privada presionando el anillo sobre lacre. El anillo del pescador se usa entre otras cosas para sellar las bulas papales. 

TE PUEDE INTERESAR:  Lo que debes saber sobre el beso del Papa Francisco y el Imán Ahmed el-Tayeb

¿Por qué los católicos besan el anillo del Papa?

El anillo del Papa no tiene solo un uso práctico, sino también simbólico. El «anillo del pescador» es considerado el eslabón visible de la cadena invisible de la sucesión apostólica que nos remonta hasta el mismo Apóstol Pedro. Representa la transmisión de la autoridad petrina ideada por el mismo Jesucristo.

Durante el medioevo, los monarcas europeos adoptaron la costumbre de besar el anillo papal con el sentido de vincularse (el beso simboliza la unión entre dos partes) con esta cadena y, por ende, con Pedro y -a través de este- con el propio Cristo. Esa práctica se extendió también a todos los fieles católicos con el mismo sentido.

Al besar el anillo del Papa no estamos mostrando algún tipo de culto a la persona que lleva el anillo (Francisco, Benedicto XVI, Juan Pablo II, etc). Besamos el anillo para mostrar afecto y adhesión al ministerio papal. Por eso es un privilegio para cualquier católico tener la oportunidad de besar el «anillo del pescador» en algún momento de su vida.

El anillo del Papa en la actualidad

El Papa Francisco recibiendo el Anillo del Pescador

Luego de la renuncia de Benedicto XVI el anillo no fue fundido y tan solo fue marcado con una cruz anulando así la posibilidad de que pueda ser utilizado. Luego, al ser electo, el Papa Francisco optó por que su anillo fuera elaborado en plata dorada. Así, se convierte en el primer papa en portar un anillo en cuya elaboración no se usó el anillo del papa saliente. Además, solo usa el anillo del Pescador en ciertas ocasiones ya que normalmente lleva el anillo que poseía cuando era obispo de Buenos Aires.

TE PUEDE INTERESAR:  Exponen escultura de beso homosexual sobre el Altar de una Parroquia