El Papa Francisco aprovechó el primer Ángelus del 2020 para disculparse públicamente por haber «perdido la paciencia» con una mujer que le jaló del brazo el día anterior. Su Santidad también reconoció que su reacción fue un «mal ejemplo».

«Tantas veces perdemos la paciencia. A mí también me ocurre. Me disculpo por el mal ejemplo dado ayer«, dijo el Papa desde la ventana del Palacio Apostólico en la Plaza de San Pedro.

Como se recuerda, la noche anterior el Santo Padre se encontraba saludando a un grupo de peregrinos en la Plaza de San Pedro cuando una mujer tomó sorpresivamente su mano y lo jaló vehementemente hacia ella. Esto provocó que Francisco le diera dos manotazos en la mano para soltarse y retirarse visiblemente fastidiado por lo ocurrido.

TE PUEDE INTERESAR:  Lo que debes saber sobre el beso del Papa Francisco y el Imán Ahmed el-Tayeb