El Papa Francisco ha expresado su deseo de incluir el «pecado ecológico» en el Catecismo de la Iglesia Católica. Así lo dio a conocer este 15 de noviembre en un discurso cuyo texto original puede ser revisado en italiano en el sitio web oficial de la Santa Sede.

«En cambio, un sentido elemental de justicia impondría que algunos comportamientos, de los cuales las corporaciones son generalmente responsables, no quedan impunes. En particular, todos aquellos que pueden considerarse como ‘ecocidio'», dijo el Santo Padre.

El Papa dijo que ejemplos de este ‘ecocidio’ son «la contaminación masiva del aire, de los recursos de la tierra y el agua, la destrucción a gran escala de la flora y la fauna, y cualquier acción capaz de producir un desastre ecológico o destruir un ecosistema».

Por eso, el sucesor de San Pedro afirmó que «debemos introducir, estamos pensando, en el Catecismo de la Iglesia Católica el pecado contra la ecología, el ‘pecado ecológico’ contra el hogar común, porque hay un deber en juego».

«En este sentido», continuó Su Santidad, «recientemente, los Padres sinodales para la Región Pan-Amazónica propusieron definir el pecado ecológico como una acción u omisión contra Dios, contra otros, la comunidad y el medio ambiente. Es un pecado contra las generaciones futuras y se manifiesta en los actos y hábitos de contaminación y destrucción de la armonía del medio ambiente, en las transgresiones contra los principios de interdependencia y en la ruptura de redes de solidaridad entre las criaturas».

TE PUEDE INTERESAR:  5 propuestas litúrgicas para tener una Iglesia más Ecológica

Finalmente mencionó que este ecocidio «significa la pérdida, daño o destrucción de los ecosistemas de un territorio específico, de modo que su disfrute para una parte de los habitantes se ha visto o puede verse gravemente afectado. Esta es una quinta categoría de crímenes contra la paz, que debería ser reconocida como tal por la comunidad internacional».