La vida de este ex-protestante ha dado un giro de 180 grados.

El Papa Francisco ha nombrado a John Wilson, un ex miembro de la iglesia Anglicana, como nuevo Arzobispo de Southwark, una de las diócesis más grandes de Inglaterra. «Es la alegría del Evangelio, la Buena Nueva del amor de Dios por el mundo en Su Hijo Jesucristo, que sostiene y anima la misión de la Iglesia, la cual debo asumir de una manera nueva», ha dicho John Wilson al enterarse de la noticia.

John Wilson nació en Sheffield en 1968 en un hogar anglicano. En 1985 se convierte al catolicismo y comienza su formación sacerdotal en el Venerable English College de Roma, siendo ordenado sacerdote en 1995 por el obispo David Konstant. En el año 2015 fue nombrado obispo auxiliar de la diócesis de Westminster teniendo a su cargo la pastoral litúrgica y el diálogo ecuménico.

El Papa Francisco lo nombra arzobispo

Foto: rcdow.org.uk

Mons. John Wilson está muy contento por su nuevo nombramiento. Al enterarse de la noticia ha declarado lo siguiente:

«Alguien dijo una vez que si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes. De cualquier manera que haya imaginado el plan de Dios para mi vida, la noticia de mi nombramiento por parte del Papa Francisco como el nuevo arzobispo de Southwark fue una completa sorpresa.

TE PUEDE INTERESAR:  Fue ateo durante 85 años, pero se acaba de bautizar en la Iglesia Católica

Estoy agradecido a Su Excelencia el Arzobispo Edward J. Adams, al Nuncio Apostólico, por su estímulo y por recordarme la invitación de CS Lewis a estar ‘cautivado por la alegría‘. Es la alegría del Evangelio, la Buena Nueva del amor de Dios por el mundo en Su Hijo Jesucristo, que sostiene y anima la misión de la Iglesia, la cual debo asumir de una manera nueva.

Decir que asumo de manera profundamente humilde mi encomienda, aunque es absolutamente cierto, no parece suficiente. Es un inmenso privilegio y haré todo lo posible para servir con alegría siguiendo el ejemplo del Señor Jesús, el Buen Pastor.

Consciente de mi indignidad y limitaciones, y con más que un poco de temor, le agradezco al papa Francisco que me haya confiado esta nueva misión al servicio del Señor y su pueblo en la Archidiócesis de Southwark. Hay mucho que es nuevo para mí y sé que tengo mucho que aprender. Confío totalmente en el Espíritu Santo para guiar mi nuevo ministerio de dar testimonio del amor de Dios a cada persona para que podamos ser siempre una Iglesia de discípulos misioneros alegres, vivos en Cristo, nuestro Salvador resucitado».