Recientemente un sacerdote jesuita causó cierta polémica al asegurar en sus redes sociales que no deberíamos hablar del infierno a los niños. El asunto cobró mayor notoriedad cuando alguien descubrió que hace algunos años este mismo sacerdote negó en su cuenta de Twitter la existencia del infierno.

Esto obviamente generó una serie de comentarios, y hasta el Padre Sam, conocido sacerdote que evangeliza en redes sociales, usó su cuenta de Twitter para explicarle a este sacerdote jesuita lo que enseña el catecismo.

El comentario del Padre Sam fue saludado en Twitter por otros evangelizadores católicos. Entre ellos destaca el comentario del ex-pastor protestante Fernando Casanova quien comentó lo siguiente:

«¿Saben por qué Jesucristo habló más del infierno que ninguna otra persona en la Biblia? Por dos razones: porque él siempre dice la verdad, y porque nos ama. Y el que te oculte o niegue lo revelado por Cristo al respecto te miente, y no te ama».

Por su parte, Fray Nelson Medina comentó que «Déjame anticipar la siguiente jugada de los negadores del infierno: ‘En redes sociales por poco me linchan simplemente por presentar a un Dios misericodioso’ Dolor por la Compañía de Jesús. SAN IGNACIO DE LOYOLA: Escúchanos!».

Respuesta del sacerdote Jesuita

Y luego agregó…

Ante esto, el Padre Sam le recordó lo que enseña el Catecismo de la Iglesia Católica y la Biblia:

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Si Dios es tan amoroso cómo es posible que exista el Infierno?

Luego se dio el siguiente diálogo.

Sacerdote jesuita: Creo que, precisamente, para ser fieles a Cristo, a su doctrina y misión, es q debemos mostrar (con palabras y testimonio) ese rostro misericordioso de Dios que viene a nuestro encuentro, a salvarnos y a redimirnos (no a condenarnos), para que seamos testigos de la Buena Noticia.

Padre Sam: Mt 25,41 ss: «entonces dirá también a los de la izquierda: ‘Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento (…»), fueron PALABRAS DE JESÚS A SUS DISCÍPULOS. ¿O cómo debo interpretarlas? ¿Y Lc 16,19-31?

Sacerdote jesuita: Para eso hay que hacer exégesis y hermenéutica, para no caer en literalismos. El “castigo” es resultado de una determinada manera de vivir (ser infierno para los demás), atascada en la ignorancia y en deliberadamente optar por el mal, por dañar (abusar), sobretodo del más débil.

Finalmente, el sacerdote jesuita admitió en su cuenta de Facebook que el infierno sí existe, pero igual sigue pensando que hablarle del infierno a los niños es «bullying espiritual».

Hoy que celebramos la fiesta de la Virgen de Fátima habria que preguntarle a este sacerdote ¿Hizo mal nuestra Madre del cielo al mostrarle el infierno a los passtorcitos?