Monseñor Precioso Dacalos Cantillas, obispo de Maasin en Filipinas Central ha dispuesto que desde este 1 de diciembre, primer domingo de Adviento, todas las Misas en su diócesis sean celebradas Ad Orientem, esto es con el sacerdote celebrante y los fieles orientados hacia el mismo lugar.

A continuación les compartimos la traducción completa del comunicado oficial de Monseñor Dacalos.

El obispo católico romano de Maasin – Circular No. 15 S2019

Para: El clero, los religiosos y todos los fieles de la diócesis de Maasin

Volviéndose a Dios («Ad Orientem, ad Deum»)

Querido pueblo de Dios:

Mientras celebramos la solemnidad de Cristo Rey este año hoy, 24 de noviembre de 2019, nos comprometemos una vez más, como Su Pueblo, la Diócesis Maasim, a volvernos más ardiente y devotamente hacia Dios, quien envió a JESÚS, su Hijo unigénito, nuestro Rey y nuestro Salvador. Una de las formas particulares de expresar concretamente nuestra vuelta hacia Dios es en la celebración de la Liturgia.

Recordamos una comprensión muy importante de la Liturgia explicada por el Cardenal Sarah, Prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, «Dios, no el hombre, está en el centro de la liturgia católica. Venimos a adorarlo. La liturgia no se trata de usted y yo, no es donde celebramos nuestra propia identidad o logros o exaltamos o promovemos nuestra propia cultura y costumbres religiosas locales. La liturgia se trata principalmente de Dios y de lo que ha hecho por nosotros. En su Divina Providencia, Dios Todopoderoso fundó la Iglesia e instituyó la Sagrada Liturgia por medio de la cual podemos ofrecerle adoración verdadera de acuerdo con el Nuevo Pacto establecido por Cristo». El Cardenal, en su discurso sobre la «implementación auténtica» del Documento del Vaticano II sobre la Liturgia, «invitó a todos los sacerdotes a celebrar la Misa ad orientem… y que es muy importante que regresemos lo antes posible a una orientación común, que los sacerdotes y los fieles se unan en la misma dirección: hacia el este o al menos hacia el ábside, al Señor que viene, en esas partes de los ritos litúrgicos cuando nos dirigimos a Dios. Esta práctica está permitida por la legislación litúrgica vigente. Es perfectamente legítimo en el rito moderno. De hecho, creo que es un paso muy importante para garantizar que en nuestras celebraciones el Señor esté realmente en el centro».

TE PUEDE INTERESAR:  El próximo domingo el Papa Francisco celebrará la Misa "de espaldas"

De hecho, nosotros en nuestra Diócesis necesitamos hacer de Dios verdaderamente el centro de nuestra vida. Acabamos de celebrar con gratitud nuestro aniversario de oro como diócesis, y renovamos nuestro compromiso de convertirnos en verdaderos discípulos de Cristo. Necesitamos enfocar constantemente nuestra mirada en Jesús, a quien seguimos, incluso en nuestra celebración de la Liturgia.

Por lo tanto, comenzando este nuevo año litúrgico, el primer domingo de Adviento, 1 de diciembre de 2019, la celebración de la misa «ad orientem» comenzará en la diócesis de Maasin. El Celebrante y los Fieles estarán orientados juntos en la misma dirección al Señor, representado en el Altar y el Crucifijo, en esas partes de los ritos litúrgicos cuando nos dirigimos a Dios. Del mismo modo, los ministros laicos, que están debidamente comisionados por el obispo, a través del sacerdote parroquial para dirigir la celebración dominical de la Palabra y la comunión, (Kasaulugan sa Pulong, KSP) harán lo mismo.

La Comisión Diocesana de Liturgia hará lo que sea necesario para que los sacerdotes, los ministros laicos litúrgicos para el Kasaulugan sa Pulong (KSP) en las capillas, y los fieles en general sean informados sobre la forma particular de implementar este modo de celebrar el Misa, y su significado y espiritualidad.

Esperamos que al introducir esta forma de adorar a Dios en la Liturgia, nos convirtamos en «compañeros fieles unidos en el mismo acto de adoración». El Clero (Obispo, Sacerdotes y Diáconos) y los Líderes de oración laicos guiarán a los Fieles hacia el Señor y no estarán en el centro del culto litúrgico ellos mismos. «Nosotros los obispos, tenemos una gran responsabilidad, y un día tendremos que responderle al Señor por nuestra mayordomía. ¡No somos dueños de nada! Como enseña San Pablo, somos simplemente «los siervos de Cristo y los administradores de los misterios de Dios… somos responsables de garantizar que las realidades sagradas de la Liturgia sean respetadas en nuestras diócesis y que nuestros sacerdotes y diáconos no solo observen las leyes litúrgicas, sino que conozcan el espíritu y el poder de la liturgia de la que emergen». (Cardenal Sarah)

TE PUEDE INTERESAR:  El próximo domingo el Papa Francisco celebrará la Misa "de espaldas"

Con María, asunta al cielo, siempre podemos volvernos al Señor en el cielo, mientras celebramos los misterios de nuestra fe aquí en la tierra.

¡Que Dios sea alabado, ahora y por siempre!

Precioso D. Cantillas, SDB
Obispo de Maasin

Rev. Fr. Vincent D. Salang
Canciller

24 de noviembre de 2019
Maasin City, Southern Leyte Filipinas