Una vez, una muchacha muy católica le comentaba a un sacerdote que el novio la quería obligar a tener relaciones prematrimomiales. Ella se negaba y el novio le repetía siempre las mismas palabras: «eso quiere decir que no me amas lo suficiente». Eso la dejaba mal, y le quitaba el sueño. Un buen día el novio le dijo: «si no tenemos relaciones, te dejo. Te doy un ultimatum». 

La chica vino llorando a contarle al cura de esta «amenaza» de «su prometido». Estaba muy mal y el sacerdote antes de verla, le pidió al Espíritu Santo la gracia de poder darle el consejo justo. Cuando viene a verlo, la chica le cuenta toda la historia y al final le remarca: «padre, no lo quiero dejar. Yo lo amo». Entonces, el sacerdote le dice: «¿Y él realmente te ama?». Le respondió: «Si, es por eso que quiere tener relaciones». 

Entonces el cura vuelve a decirle: «Si te amara, te esperaría hasta el matrimonio. Con este pedido que te hace, no te está demostrando ningún tipo de amor. Lo que él quiere es ir a la cama contigo. Eso no es amor, eso es sexo, que es muy distinto. Él es uno de los tantos muchachos que quiere sexo sin compromiso. Es decir, quiere los beneficios del matrimonio, pero sin las dificultades. Si uno se casa por Iglesia (con conciencia de lo que está haciéndo) está obligado a permanecer al lado de la otra persona para siempre. En cambio, teniéndo sexo sin compromiso, uno no está atado a la otra persona, y por lo tanto eso le permite dejarla cuando quiera y tener aventuras con muchas otras. En definitiva, lo que ese muchacho quiere es sacarse las ganas y tener una noche de placer contigo. Quiere lo que tú puedes darle, que es tu cuerpo. Pero no te quiere a tí por tí misma. Si te amase en ese sentido, estaría dispuesto a esperarte hasta el matrimonio y comprometerse contigo para toda la vida».

TE PUEDE INTERESAR:  La castidad sí es posible: 10 formas de amarse como novios cristianos

La muchacha le volvió a afirmar llorando: «Pero si le digo que no quiero tener relaciones me deja, y yo no quiero perderlo. Lo amo». Ahí, el sacerdote, recordando una anécdota del P. Pío le contestó: «Mandarías a este chico al infierno?». Extrañada le dice: «no…». El párroco le vuelve a decir: «Tú sabes que las relaciones prematrimoniales son pecado mortal grave. Imagínate que mueres tú o el muchacho en el momento que están cometiéndo esa ofensa a Dios. Por ese pecado se condenan ambos. ¿Por satisfacer un capricho de este muchacho vas a arriesgar la salvación de tu alma y de la suya? Si lo amases, deberías realmente decirle que no. Por más que te deje. Al menos, no serás complice de una ofensa a Dios y le darás un buen ejemplo que quizás ahora no haga efecto, pero Dios sabrá consechar de lo que haz sembrado. Recuerda que Cristo dio la sangre por tí y por este niño. ¿Vas a mandar al infierno a un alma por la cual murió el Señor en la cruz». 

La chica quedó golpeada por estas palabras. El cura no sabía que es lo que ella iba a hacer realmente, pues la vio muy confundida. Pero luego de estas últimas palabras, allí terminó la conversación.

Luego de unos días, la chica vuelve a pedir para hablar con el sacerdote y cuando llega a la oficina le dice: «decidí decirle que no, y así lo hice. Le expliqué todo lo que usted me remarcó la última vez que nos vimos». Contento aunque preocupado por ella, el cura le preguntó: «¿Te dejó?». Sonriente le respondió: «no, ha dicho que es una prueba muy grande para él pero que me ama y me esperará hasta el matrimonio». 

TE PUEDE INTERESAR:  La castidad sí es posible: 10 formas de amarse como novios cristianos

Hoy estos chicos están casados hace 4 años y tienen dos hermosos niños. El sacerdote que los casó fue el mismo que aconsejó a esta novia decir ese «no mágico». 

Si tu novio/a no puede esperar hasta el matrimonio para tener relaciones, y pretende tener sexo «bajo pretexto de amor», EL MEJOR ACTO DE CARIDAD QUE PUEDES HACER ES NEGARTE. En pimer lugar, debes negarte porque la ofensa a Dios nunca está permitida. En segundo lugar, porque ES ASÍ COMO PROBARÁ SI REALMENTE LE IMPORTAS. Si amenaza con dejarte, es una clara señal de que lo que quiere es sexo sin compromiso. En cambio, si te espera y quiere comprometerse contigo para toda la vida, es señal de que verdaderamente te ama. No seas tonto/a. No te dejés llevar por lo que hace la mayoría. Es preferible la verdad en soledad, que el error en compañía. 

Muchas bendiciones para todos!

Fuente: Padre Tomas