Por Luis Alejandro Hernandez Zuñiga

(Misionero Apóstol de la Palabra)

Les saludo Desde Monterrey Nuevo León

Ciertamente este siglo el Cristianismo ha sido empañado por las distintas ideologías que existen hoy en día. Si bien recordamos todo esto viene desde el Antiguo Testamento.

En la Antigua Roma ya se hacían este tipo de prácticas tan aberrantes, pero las ideologías impuestas por el gobierno ya van más allá y perjudican a nuestras familias dañando el diseño original que DIOS planteó.

Es un pecado apoyar este tipo de ideologías ya que atenta contra la vida igual apoyar el aborto es atentar contra la vida.

Respeto

Hay una linea delgada entre el pedir respeto y dar respeto. La comunidad LGBT pide respeto pero ellos atacan las creencias religiosas burlándose de DIOS y los integrantes de la Iglesia. No podemos permitir que esta comunidad dañe más a nuestros hijos y nuestra fe. Esto tenemos que erradicarlo desde la raíz ¿Como es posible que los mismos curas católicos y sus feligreses apoyen a tan aberrantes ideologías? Si ellos desde un principio no se aceptaron tal cual, no esperen que la sociedad los acepte. Por eso el católico está como está; por promover este tipo de ideas se pierde y va disminuyendo su fe.

Dios ama al pecador más no al pecado. La Iglesia Católica acepta al homosexual, lesbiana, transexual, pero ellos deben tener un signo de conversión.

Algunos integrantes de esta comunidad confunden el amor con el placer carnal con la famosa frase (Amor es amor). No, mi amigo. No confundas el amor con los actos que tú haces para denigrar el diseño original de la familia.

Tus actos van más allá de exigir respeto, pues no piden respeto, al contrario, hacen actos irrespetuosos. Ustedes quieren un DIOS a su manera cuando el Cristianismo no se trata de eso. Pareciera que no comprenden el concepto de amor. (1Cor 13,8).

Si tú, mi hermano, apoyas estas ideologías izquierdistas, apoyas al pecado y eso es señal de que tu mente está confundida y no estás preparado.

Juntos digamos no a la ideología de genero. Recemos por esos hermanos que viven en el pecado, pidamos por la conversión de estos hermanos.

Dios te bendiga y la Virgen de nuestra señora de Guadalupe te ampare.