El youtuber mexicano Luis Arturo Villar Sudek, mas conbocido como Luisito Comunica, visitó Nicaragua y a su paso pudo visitar la emblemática catedral de Managua, hoy inutilizable luego de tres grandes terremotos (1931, 1972 y 2014).

Al llegar a este país gobernado por el presidente Daniel Ortega, Luisito comentó que «la catedral de Managua, siendo algo tan convencional, tan cotidiano como lo vemos, estando junto al palacio nacional, también representa un descontento que podría tener la población».

«La manera como representa eso algo fuerte en la sociedad es que desde 1972 está muy dañada la estructura supuestamente porque no hay los recursos para poder arreglarla o poder hacer una nueva catedral», señaló el famoso youtuber con más de 23 millones de seguidores.

Según cuenta Luisito, muchos nicaragüenses se cuestionan «‘¿cómo es que hay recursos para poner los árboles estos que hay en la ciudad y no hay recursos para la catedral?’, ‘¿por que es que se nos está cobrando de la nada un impuesto adicional, se nos está quitando dinero de nuestro salario y no hay dinero para la catedral?'».

Los «árboles» a los que hace referencia son a los popularmente llamados «chayopalos» o «árboles de la vida», unas enormes estructuras metálicas de entre 15 y 20 metros de altura, formas estilizadas, multicolores e iluminadas que dominan el panorama citadino y que están asociadas con el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional.

TE PUEDE INTERESAR:  Luisito Comunica también visitó el Vaticano y esta fue su experiencia

Finalmente, el famoso youtuber mexicano explica «que la catedral con la estructura a medias, con una estructura muy dañada, cayéndose, representa indirectamente otro descontento, otro conflicto en la sociedad».

Durante su visita, Luisito Comunica también pasó cerca de las instalaciones de «100% Noticias», un canal de televisión que recientemente fue cerrado por el gobierno orteguista y donde se detuvieron al periodista Miguel Mora y a la jefa de prensa Lucía Pineda Ubau bajo los cargos de «provocación, proposición y conspiración para cometer actos terroristas», y de incitar al odio «por razón de discriminación política hacia los miembros del partido frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN)», que lidera el presidente Daniel Ortega.