Probablemente la Virgen María sea el personaje bíblico más silenciado en las Iglesias protestantes. Darle «mucha» importancia sería parecerse a los católicos ¡y eso es lo que quisieran evitar a toda costa! Eso explica por qué es muy poco mencionada en los cultos evangélicos a pesar de ser la Madre de nuestro Salvador.

¿Pero sabías que a pesar de no apreciarla tanto como los católicos, los protestantes deberían considerarse a sí mismos hijos de la Virgen María? Es más, deberían hasta saludarla por el Día de la madre ¡Existe una razón bíblica para esto!

Si quieres saber por qué, no te puedes perder esta explicación.

¿Los Evangélicos deberían considerarse hijos de la Virgen María?

La respuesta es un rotundo sí y la explicación está en el capítulo 12 del libro del Apocalipsis. Lean cuidadosamente todo este capítulo (Es un poco largo, pero vale la pena cada versículo):

«Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza; está encinta, y grita con los dolores del parto y con el tormento de dar a luz.

Y apareció otra señal en el cielo: un gran Dragón rojo, con siete cabezas y diez cuernos, y sobre sus cabezas siete diademas. Su cola arrastra la tercera parte de las estrellas del cielo y las precipitó sobre la tierra. El Dragón se detuvo delante de la Mujer que iba a dar a luz, para devorar a su Hijo en cuanto lo diera a luz. La mujer dio a luz un Hijo varón, el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro; y su hijo fue arrebatado hasta Dios y hasta su trono. Y la mujer huyó al desierto, donde tiene un lugar preparado por Dios para ser allí alimentada 1.260 días.

Entonces se entabló una batalla en el cielo: Miguel y sus Angeles combatieron con el Dragón. También el Dragón y sus Angeles combatieron, pero no prevalecieron y no hubo ya en el cielo lugar para ellos. Y fue arrojado el gran Dragón, la Serpiente antigua, el llamado Diablo y Satanás, el seductor del mundo entero; fue arrojado a la tierra y sus Angeles fueron arrojados con él. Oí entonces una fuerte voz que decía en el cielo: «Ahora ya ha llegado la salvación, el poder y el reinado de nuestro Dios y la potestad de su Cristo, porque ha sido arrojado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. Ellos lo vencieron gracias a la sangre del Cordero y a la palabra de testimonio que dieron, porque despreciaron su vida ante la muerte. Por eso, regocijaos, cielos y los que en ellos habitáis. ¡Ay de la tierra y del mar! porque el Diablo ha bajado donde vosotros con gran furor, sabiendo que le queda poco tiempo

Cuando el Dragón vio que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la Mujer que había dado a luz al Hijo varón. Pero se le dieron a la Mujer las dos alas del águila grande para volar al desierto, a su lugar, lejos del Dragón, donde tiene que ser alimentada un tiempo y tiempos y medio tiempo. Entonces el Dragón vomitó de sus fauces como un río de agua, detrás de la Mujer, para arrastrarla con su corriente. Pero la tierra vino en auxilio de la Mujer: abrió la tierra su boca y tragó el río vomitado de las fauces del Dragón.

Entonces despechado contra la Mujer, se fue a hacer la guerra al resto de sus hijos, los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús. Yo estaba en pie sobre la arena del mar».

¡Impresionante!

TE PUEDE INTERESAR:  Iglesia Alemana presentará 22 mil firmas para que Protestantes accedan a la Comunión

Si no lo entendiste bien, te lo resumo de manera sencilla en X capítulos:

1) María «la mujer vestida de sol, con la luna bajo sus pies» está embarazada y da a luz a Jesús «el que ha de regir a todas las naciones con cetro de hierro».
2) Aparece el demonio queriendo destruir a Jesús, pero Jesús es «arrebatado hasta Dios y hasta su trono» (Ascensión).
3) El demonio se sabe derrotado y por eso va a hacerle la guerra a los otros hijos de la Mujer (María).
4) Este es el punto más importante: Los otros hijos de la Mujer (María) son «los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús«.

La gran pregunta que todos los que se llaman Evangélicos se deben hacer

Hermano evangélico ¿Tú intentas guardar los mandamientos de Dios y mantener el testimonio de Jesús?

Si tu respuesta es un SÍ, te tengo una gran noticia: Según la Santa Biblia que tanto amas tú también eres hijo de la Mujer que aparece en Apocalipsis 12, eres hijo de la Mujer vestida de sol y con la luna bajo sus pies, eres hijo de la Mujer coronada de estrellas, eres hijo de la Mujer que el demonio tanto odia y persigue, eres hijo de la Madre de Jesús ¡DEBERÍAS CREER QUE ERES HIJO DE LA VIRGEN MARÍA!

TE PUEDE INTERESAR:  Obispo niega dogma mariano

Por cierto, la imagen que puse más arriba no me inspira nada de piedad. Mejor les comparto esta imagen de la Mujer vestida de sol con la luna bajo sus pies que nos regaló ella misma:

¡Compártelo con tus amigos evangélicos!