Todos estamos profundamente consternados por la triste noticia del incendio que en estos momentos está consumiendo la Catedral de Notre Dame en París.

Este es un buen momento para recordar que esta histórica y hermosa catedral guardaba en sus instalaciones tres impresionantes reliquias de la Pasión de nuestro Señor Jesucristo.

La Santa Corona que conserva la Catedral de Notre Dame es el atado de ramas de 21 centímetros de diámetro al cual se fijaron las Espinas, setenta en total. Las espinas fueron divididas en el paso de los siglos entre los emperadores bizantinos y los reyes de Francia. La reliquia es mencionada ya en el siglo IV, y se describe su ubicación en la Basílica de Sión, con alusiones en textos del años 570 y 870.

Las reliquias de la Pasión permanecieron bajo custodia del rey de Francia hasta la revolución, cuando fueron guardadas en la Biblioteca Nacional. Tras el Concordato de 1801, las reliquias regresaron a la Iglesia y quedaron resguardadas en la Catedral de Notre Dame, donde son veneradas por los canónigos y vigiladas por los Caballeros del Santo Sepulcro.

Junto a esta corona también se conservan un fragmento de la cruz donde murió nuestro señor y uno de los clavos con los que fue crucificado.

Hasta el momento no hay noticias de lo que ha ocurrido con estas reliquias durante el incendio.

TE PUEDE INTERESAR:  EN VIVO: Se incendia la Catedral de Notre Dame en París