¡Feliz Pascua!

Este es el tiempo litúrgico más gozoso del año ya que todos estamos muy felices por la resurrección de nuestro Señor. ¿Alguna vez te has puesto a pensar en la reacción de la Virgen María al ver a su Hijo resucitado? La Biblia no nos detalla ese momento, pero hay una procesión muy especial que intenta describirnos esta escena. Con ustedes, la procesión más rápida del mundo.

Imagina por un momento a la Santísima Virgen María de luto luego de la muerte de nuestro Señor Jesucristo. Ella fue testigo de su injusto juicio, de su dolorosa pasión y de su terrible muerte y sepultura. ¡Qué sufrimiento más grande para una madre!

Pero pocos días después se enteró de la tumba vacía y finalmente pudo ver con sus propios ojos la gloria del Señor resucitado. ¡Probablemente correría llena de alegría al encuentro de su Hijo!

Pues en esta procesión ocurre lo mismo. Al mediodía del Domingo de Resurrección en la ciudad de Sulmonia (Italia) un grupo de fieles católicos se reúne en medio de la plaza para la procesión de una Virgen María revestida con un manto negro que representa el luto por la muerte de Jesús.

A un lado de la Plaza la espera una imagen de Jesús resucitado. Cuando la imagen de la Virgen se encuentra a 100 metros de la de nuestro Señor, los hombres que la cargan corren a toda velocidad para que ambos se encuentren mientras dejan caer el manto negro, sueltan 12 palomas blancas y se oye a todo volumen el Aleluya. ¡Se acabó el luto! ¡Ahora todo es alegría!

TE PUEDE INTERESAR:  7 santos que nos revelaron la belleza física de la Virgen María

Reina del Cielo, alégrate, aleluya, porque el Señor, a quien llevaste en tu seno, aleluya, ha resucitado, según su palabra, aleluya.