Un texto fuera de contexto es un pretexto, sobretodo cuando hablamos de textos de la Biblia. Al no existir un solo versículo en toda la Biblia que contradiga la doctrina católica, nuestros hermanos separados suelen descontextualizar versículos de las Sagradas Escrituras para justificar su no adhesión a nuestra fe. Esto ocurre con un famoso pasaje bíblico que ellos usan para decir que los católicos no debemos decirle «padre» al sacerdote.

«Y vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el cual está en los cielos». Mateo 23,9 | Biblia Reina Valera.

Nota: en este artículo usaré textos de la Biblia Reina Valera, ya que es la más usada por los protestantes de habla hispana.

No llaméis «padre» a nadie en la tierra

Una lectura descontextualizada de dicho versículo bíblico no deja otra opción que aceptar que no debemos llamar «padre» a nadie más que a Dios; por lo tanto, sería un error llamarle «padre» al sacerdote.

El problema de esa interpretación surge cuando leemos el siguiente versículo:

«Ni seáis llamados maestros; porque uno es vuestro Maestro, el Cristo.», Mateo 23, 10.

Si aplicáramos la misma lógica que los protestantes usan para el versículo anterior, entonces también estaría mal llamar «maestro» por ejemplo a los profesores. ¿Eso te parece lógico? Por supuesto que no. Por eso entendamos el contexto de estos versículo.

TE PUEDE INTERESAR:  5 parejas en la Biblia que te enseñan algo importante sobre el Amor

En todo este capítulo, Jesús está haciendo una crítica a los escribas y fariseos quienes hacían ostentación de títulos sin llevar en su corazón verdaderamente a Dios. Muchas veces, estas personas también se ponían en el lugar de Dios cambiando leyes divinas a su conveniencia. Por eso Jesús les dice que ellos no son verdaderos padres o maestros, sino Dios.

Sí es posible llamar «padre» a un hombre

Por simple lógica sabemos que Dios no se molestaría si llamamos «padre» a nuestro progenitor. A Dios le agrada tanto que amemos a nuestros padres que elevó ese amor al nivel de mandamiento.

Pero además hay versículos bíblicos que nos muestran que no solo podemos llamar «padre» a nuestro padre biológico, sino que también podemos usar ese término en otros casos.

«Y Abraham recibió la circuncisión por señal, por sello de la justicia de la fe que tuvo en la incircuncisión: para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, para que también a ellos les sea contado por justicia;  Y padre de la circuncisión, no solamente a los que son de la circuncisión, mas también a los que siguen las pisadas de la fe que fue en nuestro padre Abraham antes de ser circuncidado». Romanos 4, 11-12 | Biblia Reina Valera.

¿Se imaginan a Jesús regañando al autor de la Carta a los Romanos por llamar «padre» a Abraham?

TE PUEDE INTERESAR:  De Pastor Evangélico a Seminarista Católico

Aquí otro ejemplo:

«Pues aunque hayáis tenido 10.000 pedagogos en Cristo, no habéis tenido muchos padres. He sido yo quien, por el Evangelio, os engendré en Cristo Jesús». 1 de Corintios 4, 15.

¿Se imaginan al Señor regañando a San Pablo por decirle a los Corintios que él los engendró en Cristo por el Evangelio? San Pablo está diciendo que él es el padre en la fe de los Corintios.

Llamar «padre» al sacerdote

Al igual que San Pablo, los sacerdotes son nuestros «padres» en la fe, ya que ellos nos engendran en Cristo por el Evangelio y de manera especial con su paternal cuidado espiritual y distribución de los sacramentos.