«Jesús fue el primer socialista», esa es una de las afirmaciones más ridículas que suelen hacer algunos al conocer que la doctrina católica es totalmente incompatible con los postulados socialistas. ¿Pero qué hay de cierta en esa afirmación?

Analicemos de dónde sacan esa extraña teoría.

En la mente de los que conocen el socialismo solo superficialmente, existe la errónea idea de que este solo se trata de igualdad (lo mismo dicen de otras ideologías como el feminismo, el enfoque de género, etc).

Curiosamente son estas mismas personas las que conocen solo superficialmente a Jesús. En su mente tienen a un «Jesús» buena onda, medio hippie, pelucón, revolucionario, que casi no se bañaba y por supuesto propulsor de la «igualdad de clases» tal y como muchos imaginan que es el socialismo.

Ambas ideas no son más que caricaturizaciones de Jesús y del socialismo.

¿De dónde sacan que Jesús fue socialista?

Aparentemente los que aseguran que Jesús fue socialista lo hacen basados en el texto bíblico en el que nuestro Señor le dice a un joven que venda todo lo que tiene y que el dinero se lo de a los pobres.

Por supuesto los que usan tan pobre argumento no toman en cuenta que aquella frase de Jesús era una apelación para que el joven rico descubriera que a pesar de ser un fiel cumplidor de las leyes tenía su corazón puesto en el dinero y no en Dios. Casi como los fariseos de la época.

TE PUEDE INTERESAR:  Consagra a tu familia a los Santísimos Corazones de Jesús y María con esta oración

Pero como al socialista solo le interesa ver lucha de clases hasta en la sopa, no puede desaprovechar la oportunidad de descontextualizar la Biblia y ver esa supuesta lucha en la frase de Jesús «Es más fácil que un camello pase por el ojo de la aguja, que el que un rico entre en el Reino de Dios».

Así que ante un argumento socialista ridículo, daremos también una respuesta ridícula: En realidad Judas fue el primer socialista.

Judas, el primer socialista

¿Recuerdan este pasaje de los Evangelios?

Entonces María, tomando una libra de perfume de nardo puro, muy caro, ungió los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. Y la casa se llenó del olor del perfume. Dice Judas Iscariote, uno de los discípulos, el que lo había de entregar: «¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios y se ha dado a los pobres?» Pero no decía esto porque le preocuparan los pobres, sino porque era ladrón, y como tenía la bolsa, se llevaba lo que echaban en ella. Jesús dijo: «Déjala, que lo guarde para el día de mi sepultura. Porque pobres siempre tendréis con vosotros; pero a mí no siempre tendréis.» Juan 12, 3-8.

No sé que piensen ustedes, pero esa actitud de Judas se parece demasiado a lo que el socialismo ha hecho en nuestros tiempos.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Te gustó Bohemian Rhapsody? Encontré una canción a Jesús en el primer disco de Queen

Ahora sí hablemos en serio

Si quieres profundizar más en el tema del cristianismo y el socialismo, te invito a leer estos artículos complementarios: