Nadie puede negar el gran trabajo que está haciendo el Padre Luis Toro en la difusión de la apologética; por eso es admirado por miles de personas en todo el mundo. Sin embargo, no son pocos los que en los últimos días vienen afirmando que muchos de los seguidores del padre Luis Toro están cayendo en idolatría y hasta se ha llegado a habla de «Torolatría». ¿Esto tiene algo de cierto? Analicemos objetivamente este asunto.

NOTA IMPORTANTE ANTES DE CONTINUAR: Todo lo dicho a continuación no hace referencia al Padre Luis Toro, a quien admiramos y hemos ayudado en la difusión de su trabajo, sino que hablamos del comportamiento de muchos de sus seguidores.

Una forma de idolatría

La idolatría «es una tentación constante de la fe que consiste en divinizar lo que no es Dios» (Catecismo de la Iglesia Católica, 2113). También nos dice el catecismo que «hay idolatría desde el momento en que el hombre honra y reverencia a una criatura en lugar de Dios«.

En ese sentido, podemos afirmar que ningún católico (ni el más sabio ni el más ignorante) adora o idolatra al Padre Luis Toro, ya que absolutamente nadie con dos dedos de frente pone a este sacerdote en lugar de Dios.

Idolatría = Amor excesivo y vehemente

Si vamos al diccionario de la RAE, el segundo significado de la palabra idolatría es el siguiente: Amor excesivo y vehemente a alguien o algo.

TE PUEDE INTERESAR:  "No estoy casada por la Iglesia ¿Cómo le digo a mi 'esposo'?" Genial respuesta del padre Luis Toro

Así que habría que preguntarnos ¿hay católicos que aman de manera excesiva vehemente al Padre Luis Toro? Pues si visitamos las redes sociales nos daremos cuenta de que esto sí es cierto. Para muestra un botón:

Con sinceridad ¿No creen que es exagerado páginas en las que se afirma que el Padre Luis Toro es santo o profeta?

Todos estamos llamados a ser santos, y muchos en mayor o menor grado luchan por tener vidas santas, pero no por eso alguien crea proyectos con el nombre «San Juan Perez» o algo similar. Del mismo modo, desde nuestro bautismo todos somos sacerdotes, profetas y reyes, pero no por eso le cambiamos el nombre a nuestra cuenta de Facebook por «profeta Fernando Casanova», «profeta Rafael Díaz», etc.

Todo lo anterior nos demuestra que en muchos casos sí hay un amor exagerado al Padre Luis Toro. En muchos casos, no en todos. Hay muchísima gente que sigue a este sacerdote de manera más natural.

Ahora veamos esto:

Esas capturas son tomadas del canal del Youtube del Padre Luis Toro,específicamente de un video en el que debate con un pastor protestante. Estas personas, en su afán por demostrar su amor al padre Luis Toro, terminan faltando gravemente a la caridad con sus palabras.

TE PUEDE INTERESAR:  10 errores en los que caen muchos Apologistas Católicos

Esto demuestra que en muchos casos sí existe un amor desmedido y vehemente hacia el padre Luis Toro, características que encajan en la segunda definición que la RAE le da a la palabra «idolatría».

¿Cómo corregir esta admiración mal llevada hacia el Padre Luis Toro?

Las actitudes llenas de falta de caridad por parte de muchos de los seguidores del Padre Luis Toro generalmente salen a la luz cuando alguien se atreve a discrepar con algo dicho o hecho por este sacerdote.

Y seamos sinceros, muchas de esas discrepancias son legítimas y dichas con bastante respeto, por lo tanto no deberían provocar reacciones negativas entre quienes lo admiran de manera sana.

Es completamente lícito discrepar respetuosamente con el Padre Luis Toro por no usar sotana, por inventar el humillante término «embangélico», por dedicarle poco tiempo a los argumentos de sus contrincantes y dedicarle más tiempo a exponer, etc.

Todos los seguidores del Padre Luis Toro deberían tomar estas interrogantes con naturalidad y no con violencia, de lo contrario demostrarían que no escucharon al Señor cuando nos dijo «aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón» Mateo 11, 29.