Existe un mito en las comunidades protestantes que dice que la Iglesia Católica prohibió leer la Biblia a sus feligreses hasta que llegaron los cristianos evangélicos para por fin llevar ese «libro prohibido» a todo el mundo. Es más, muchos aseguran que esta prohibición se dio en un concilio católico. ¿Será esto cierto? ¡Descubramos la verdad!

Un concilio que condenó la lectura de la Biblia

Dice el mito protestante que la Iglesia Católica prohibió la lectura de la Biblia en el Concilio de Valencia del año 1229. Allí comienzan las mentiras, porque tal concilio nunca existió. Hasta el momento la Iglesia reconoce 21 concilios ecuménicos (sin contar al de Jerusalén organizado por los apóstoles) y son los siguientes:

1.- Nicea I
2.- Constantinopla I
3.- Éfeso
4.-Calcedonia
5.-Constantinopla II
6.-Constantinopla III
7.-Nicea II
8.-Constantinopla IV
9.-LetranI
11.- Letrán II
11.-Letrán III
12.-Letrán IV
13.- Lyon I
14.-Lyon II
15.-Vienne
16.-Constanza
17.-Florencia
18.-Letrán V
19.- Trento
20.- Vaticano I
21.- Vaticano II

Además, en 1229 Valencia controlada por los musulmanes, así que difícilmente pudo haber sido escenario de un concilio vinculante para toda la Iglesia universal.

Dicen que la Iglesia Católica escondía la Biblia

Otro mito bastante popular es que la Iglesia Católica escondió la Biblia durante siglos y que recién con la llegada del protestantismo de Martín Lutero a finales del siglo XV se comenzó a imprimir Biblias para ser difundidas por todo el mundo. Esa es una verdad a medias y te explico por qué.

TE PUEDE INTERESAR:  Biblias y Cruces quedan intactas en incendio de Iglesia Evangélica

Te puede interesar: Las 5 mejores Biblia que puedes comprar

Es cierto que durante muchos siglos la Iglesia Católica no andaba por ahí repartiendo Biblias como hoy lo hacen los protestantes. Pero esa situación no se dio por que la Iglesia Católica quisiera esconder las sagradas escrituras. La razón es más simple: no se había inventado la IMPRENTA.

La imprenta se inventó en el año 1440. Antes de eso, todos los libros eran transcritos a mano letra por letra. ¿Se imaginan lo difícil que era hacer una sola copia de la Biblia antes de la invención de la imprenta? ¡Era una tarea descomunal! Por eso, las pocas copias que se tenían de la Biblia eran cuidadas en las Iglesias o en las Bibliotecas.

La revolución protestante coincidió históricamente con la invención de la imprenta, por eso muchos tuvieron la impresión que gracias a los protestantes se difundió la lectura de la Biblia.

Otro detalle a tomar en cuenta es que, apenas se inventó la imprenta, la Iglesia Católica la aprovechó para precisamente difundir la palabra de Dios. De hecho, los primeros 2 libros en ser impresos fueron el «Misal de Constanza» (1449) y la «Biblia Vulgata».

Conclusión

La Iglesia Católica nunca prohibió la lectura de la Biblia, nunca la escondió ni la censuró. Todo lo contrario, apenas existieron las facilidades técnicas para su difusión, trabajó en ello.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Sabías que el fundador del Protestantismo era devoto de la Virgen María?