Todos conocemos los 10 mandamientos; y si no los conoces, al menos por cultura general sabes que son 10 y que fueron dados por Dios a Moisés. Todas las religiones del mundo que se autodenominan cristianas aceptan los 10 mandamientos, pero algunas de ellas tienen una extraña acusación contra la lista que usamos en la Iglesia Católica: ¡Aseguran que eliminamos el segundo mandamiento que prohíbe adorar imágenes!

Según algunos protestantes, los católicos eliminamos el segundo mandamiento («No te harás imágenes, ni te inclinarás ante ellas». Éxodo 20, 4) y para justificar dicha alteración dividimos el último mandamiento en dos para completar el decálogo.

¿Es cierto que la Iglesia Católica eliminó el Segundo Mandamiento?

Para dar una respuesta debemos analizar el pasaje bíblico en el que Dios le da los 10 mandamientos a Moisés (Texto tomado de la Biblia Reina Valera):

Éxo 20:1  Y HABLÓ Dios todas estas palabras, diciendo: 
Éxo 20:2  Yo soy JEHOVÁ tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de siervos. 
Éxo 20:3  No tendrás dioses ajenos delante de mí. 
Éxo 20:4  No te harás imagen, ni ninguna semejanza de cosa que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra: 
Éxo 20:5  No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos, sobre los terceros y sobre los cuartos, á los que me aborrecen, 
Éxo 20:6  Y que hago misericordia en millares a los que me aman, y guardan mis mandamientos. 
Éxo 20:7  No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano. 
Éxo 20:8  Acordarte has del día del reposo, para santificarlo: 
Éxo 20:9  Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 
Éxo 20:10  Mas el séptimo día será reposo para Jehová tu Dios: no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas: 
Éxo 20:11  Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, la mar y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día: por tanto Jehová bendijo el día del reposo y lo santificó. 
Éxo 20:12  Honra e tu padre y a tu madre, porque tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da. 
Éxo 20:13  No matarás. 
Éxo 20:14  No cometerás adulterio. 
Éxo 20:15  No hurtarás. 
Éxo 20:16  No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. 
Éxo 20:17  No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. 

TE PUEDE INTERESAR:  Los 10 mandamientos del Matrimonio

Como se puede apreciar en el texto bíblico, algunos mandamientos ocupan un solo versículo, mientras otros dos o más de ellos.

Obviamente Dios no dictó los mandamientos por versículos, ya que la división Bíblica en capítulos y versículos existe recién desde el siglo XIII.

El problema del Primer Mandamiento

Para los católicos, los versículos del 2 al 6 cuentan como un solo mandamiento: «Amarás a Dios sobre todas las cosas». Sin embargo, algunos protestantes lo toman como dos mandamientos: «No tendrás dioses ajenos delante de mi» y «no harás imágenes».

El Catecismo de la Iglesia Católica explica que los versículos del 2 al 6 engloban una misma idea y por eso se toman como un solo y gran mandamiento: «Amarás a Dios sobre todas las cosas».

No es que la Iglesia Católica haya eliminado la prohibición divina de adorar las imágenes. Al contrario, la misma Iglesia Católica explica que esa norma sigue vigente y que adorar imágenes es una falta grave contra el primer mandamiento.

El problema del Décimo Mandamiento

Algunos protestantes aseguran que el versículo 17 es un solo mandamiento, pero los católicos afirmamos que contiene dos mandamientos con ideas distintas.

Éxo 20:17  «No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo». 

TE PUEDE INTERESAR:  Los 10 mandamientos del Matrimonio

La Iglesia distingue aquí dos pecados: La lujuria (No desearás a la mujer de tu prójimo) y la avaricia «No codiciarás la casa de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo»

Esto último se aprecia más claramente en otro pasaje bíblico que también nos habla de los mandamientos:

«No desearás la mujer de tu prójimo. No codiciarás su casa, su campo, su siervo o su sierva, su buey o su asno: nada que sea de tu prójimo» (Deuteronomio 5,21).

Allí la diferencia es tan clara que hasta el redactor bíblico utilizó dos verbos diferentes para hacer referencia a dos pecados distintos: desear y codiciar.

Conclusión

La Iglesia Católica no eliminó ni inventó mandamientos. Solo hizo un análisis profundo de lo que está escrito en la Biblia.