José Mojica fue un famoso tenor y actor de Hollywood quien, luego de tener un profundo encuentro con el Señor, dio un giro de 180 grados a su vida y se convirtió en sacerdote. ¿Cómo es que un hombre lleno de éxito, fama y dinero decidió dejarlo todo para volverse un sencillo fraile franciscano? Conoce aquí su fascinante historia.

José Mojica nació el 14 de abril de 1896 en Jalisco, México. Siendo niño Mojica sufrió la pérdida de su padre, así que se mudó con su madre a Ciudad de México donde comenzó a estudiar agronomía, estudios que tuvo que abandonar porque sentía que su verdadera vocación era la música.

Comenzó a estudiar canto en el Conservatorio Nacional de Música y luego viajó a Nueva York donde fue aceptado en la compañía de ópera de esa ciudad. Allí conoció a Enrico Caruso, uno de los mejores tenores de todos los tiempos, quien convencido de su talento le ayudó a ingresar a la compañía de Ópera de Chicago.

Desde entonces su carrera como tenor y actor fue en ascenso. Fue contratado para cantar en la película de Hollywood “One mad kiss” de 1930 y luego en más de diez películas entre las que destaca “La cruz y la espada” en donde curiosamente le tocó interpretar a un fraile franciscano. En ese momento él no imaginaba que ese sería su futuro en la vida real.

TE PUEDE INTERESAR:  Que no te mientan: El "cura crossfit" no es ni sacerdote ni católico

Primeras películas de José Mojica

Para aquel entonces, José Mojica ya comenzaba a saborear los grandes beneficios económicos de su ascendente carrera. Con el dinero que consiguió pudo comprar La Antigua Villa Santa Mójica en San Miguel de Allende, Guanajuato, para regalársela a su madre.

El llamado de Dios

Luego del reconocimiento ganado en Hollywood, Mojica decide volver a México en 1938 para hacer cine en su país. Lamentablemente, dos años mas tarde su madre fallece lo que lleva a Mojica a reducir sus apariciones en público y a profundizar su amistad con los frailes franciscanos que conoció cuando realizó la película Gratia Plena, en la que interpretó a un franciscano.

Fruto de esta amistad, y luego de un largo proceso de discernimiento, Mojica toma la decisión de dejarlo todo y en el año 1942 ingresa al seminario Franciscano del Cuzco en Perú con el nombre de Fray José de Guadalupe Mojica y es ordenado sacerdote en 1947 en la Iglesia San Francisco de Asís en Lima, Perú.

Este video en es un fragmento de su emocionante ordenación:

Su nueva vida como sacerdote

La fama que José Mojica había ganado como actor de Hollywood y como cantante era tan grande que aún siendo sacerdote muchos querían saber de su vida. Esto fue aprovechado por José Mojica para dar algunos conciertos con los que recaudó fondos para la construcción del Seminario franciscano de Arequipa, también en Perú.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Sacerdote de día y Travesti de noche? La verdad detrás de este video viral

Solamente una vez

En 1969José Mojica es entrevistado por Pedro Vargas, famoso actor y tenor mejicano, en donde le cuenta la anécdota detrás de una canción que muchos piensan que es de amor, pero que en realidad habla sobre su vocación sacerdotal.

En este video el propio Mojica cuenta dicha anécdota:

José Mojica dejó esta vida a los 78 años en 1974 y sus restos reposan en las catacumbas del Convento de Santo Domingo en Lima..