Creo que a estas alturas todos tenemos claros que la palabra «Jehová» es una mala traducción del verdadero nombre de Dios. Y aunque muchos piensan que esta palabra la inventaron los Testigos de Jehová, en realidad la misma Iglesia Católica la utilizaba antes de que ellos existiesen. Sí, la Iglesia Católica utilizó esa palabra en muchos libros, cantos, esculturas… ¡y hasta en las Biblias!

Y como sé que en estos momentos más de uno le debe estar quitando el like a mi página «por traer información falsa», aquí les traigo la prueba. Esto aparece en la tradicional Biblia Católica Torres Amat del año 1823:

Tomen en cuenta que los Testigos de Jehová fueron fundados por Charles Russell en 1881, y en esta Biblia ya aparecía la palabra «Jehová» en 1823.

Este es otro ejemplo. Una enorme pintura con la palabra Jehová en la Iglesia San Martín en Olten, Suiza. este es un templo católico.

¿Sorprendidos? Ahora escuchen este precioso y antiguo himno católico a la Virgen María que comienza así: «Los cielos, la tierra y el mismo Jehová, aclaman Señora, tu gloria inmortal. Ave, Ave, Ave María».

Y podría seguir con más ejemplos, pero mejor les explico qué fue lo que ocurrió.

¿Por qué la Iglesia Católica usaba la palabra «Jehová»?

El nombre de Dios era tan sagrado para los antiguos judíos que no era comúnmente pronunciado. Esto provocó que con el tiempo dicha pronunciación sea olvidada y que solo quedara como rastro las 4 consonantes que aparecen en la Biblia: Y H W H (יהוה).

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Dónde dice la Biblia que el Purgatorio existe? Aquí te lo muestro

Ya en la edad media algunos judíos hicieron algunos juegos de palabras para intentar encontrarle una nueva pronunciación al nombre de Dios. Así que tomaron las vocales de la palabra Eloah (Dios) y las intercalaron entre las YHVH. Así crearon la palabra Yehowah, pero como en latín no existen equivalentes para las letras hebreas Y y W, las reemplazaron por la I y V resultando la palabra IEHOVAH. Luego con la aparición de la letra J en el siglo XV dicha palabra se convirtió en Jehovah y Jehová.

Por eso la Iglesia Católica usó durante un tiempo la Palabra «Jehová» en su arte, objetos litúrgicos, himnos, libros, etc. Pero esto duró solo algún tiempo hasta que muchos estudios determinaron que la pronunciación apropiada para YHVH debía ser Yahveh (Como Bóver-Cantera y la antigua Biblia de Jerusalén), Yahvé (Como propone Straubinger) o simplemente Yavé (Nácar-Colunga).