Un formador de un seminario ortodoxo ruso, Cyril Gribov causó sensación el sábado 18 de enero al aparecer junto a un diácono, un sacerdote y otros dos seminaristas en la primera transmisión de la temporada 2020 de The Voice.

«The Voice» es un programa de televisión cuyo objetivo es encontrar a la voz más bella de Francia. En la última edición de este programa, 5 hombres vestidos con sotana interpretaron «Ô mon âme» (Oh mi alma), un canto tradicional en la Iglesia Ortodoxa.

A pesar de no haber pasado a la siguiente etapa del programa, sus voces les merecieron el halago del jurado y del público. «Estamos tratando con algo tan espiritual, tan magnífico…», dijo Marc Lavoin, uno de los miembros del jurado. Por su parte, Lara Fabián les ofreció cantar con ella en Moscú.

¿Por qué decidieron ir a The Voice?

Ellos reconocen que fue una aventura inesperada. El jefe de reparto de The Voice vio un video que ellos habían publicado en la página de Facebook del seminario y se contactó con ellos para invitarlos al casting. Luego de consultarlo con sus superiores decidieron aceptar ya que era una gran oportunidad de dar a conocer su cultura musical litúrgica en Francia.

¿Por qué escogieron un canto litúrgico para la audición?

«Ô mon âme» es un diálogo interior entre el espíritu y el alma, un llamado a la conversión, a la oración, a reconsiderar la vida. Esta canción atrajo al elenco y fueron ellos quienes eligieron esta canción para nuestra audición a ciegas.

TE PUEDE INTERESAR:  10 verdades sobre la vida de un Seminarista (contadas por ellos mismos)

¿Usar sotanas en el escenario complicó su desenvolvimiento?

La producción les preguntó desde el principio si estarían en el escenario con sotana o ropa de civil. Ellos optaron por su traje clerical, aunque aceptan que la producción les pidió que antes de su presentación vistieran de civil para crear un efecto sorpresa entre los demás participantes.