Una conversación de pareja actual (cualquier parecido con la realidad de alguno/a es pura coincidencia)…

  • Cariño, creo que eres demasiado celosa/o…
  • ¿Celosa/o yo?¿Quién te metió esa idea en la cabeza? ¿Quién? ¡Seguro esa/e chica/o que le da “like” a todo lo que pones en tu facebook!

Los celos son una respuesta emocional que surge cuando una persona percibe una amenaza hacia algo o alguien que considera como propio. Sentir celos en un grado mínimo y controlado es algo natural y hasta beneficioso para la relación, pues nos pueden ayudar a apreciar y valorar a la persona que tenemos al lado y a cuidar el amor del otro sin darlo siempre por supuesto.

Sin embargo, los celos extremos, basados en circunstancias imaginarias, son una enfermedad compleja que puede asfixiar al otro y terminar por destruir la relación. Esta enfermedad se denomina “celotipia” Para distinguir los celos normales y saludables de los celos enfermizos debo cuestionarme: ¿Necesito controlar todo el tiempo a mi pareja para saber con quién está? ¿Considero normal revisar su celular, agenda, correo electrónico y/o redes sociales? ¿No tolero que mi pareja salga con sus amistades si no le acompaño? Si las respuestas son afirmativas en todas o la mayoría de estas preguntas, debo preocuparme.

Los celos tienen su raíz (en la mayoría de los casos) en la baja autoestima y consecuente inseguridad de la persona celosa, que tiende a pensar que su pareja la dejará por alguien mejor. Otro de los factores que causan los celos, puede derivar de un engaño en relaciones pasadas. En ambos casos es necesario, primero, darse cuenta de lo que nos sucede, para luego esforzarme en dejar de lado los complejos, inseguridades y desconfianza. En este proceso será necesario conversar con la pareja sobre lo que nos sucede, para buscar su apoyo una vez que comprenda lo que sentimos.

TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: "Se busca: ¡Media Naranja!"

Ahora bien, si yo reconozco que soy una persona celosa, sería mala idea escoger una pareja que derrocha coquetería con sus amistades (aplica en ambos sexos), pues esta relación difícilmente funcionaría. Una relación de pareja constructiva es aquella en la que existe la ayuda recíproca y la que busca el crecimiento de ambos como pareja, dando a la vez suficiente tiempo y espacio libre para la individualidad de cada uno y el progreso personal. No dejemos que los celos sean la demostración de «amor». Los celos en vez de demostrar amor podrían llevar a destruir todo lo bueno que puede tener la relación.