La gran mayoría de nosotros, al leer el título del post pensaría inmediatamente en alguien que está revisando las fotos que tiene en el Smartphone y que no sabe cuál poner en la portada o como imagen de perfil en su red social.

pensativa

Tal vez, la frase, se la hemos escuchado a un amigo o amiga o nosotros mismos la hemos dicho hace poco. Parece que para el mundo actual la imagen o la apariencia que mostramos es importante para ser reconocidos o admirados.

Nos hemos convertido en parte de este mundo tecnológico que nos permite comunicarnos, literal con todo el mundo, pero que también hace que caigamos en la superficialidad de las cosas.

Nos preocupamos por mostrar una imagen que sea “cool” para el mundo y que dista muchas veces de quienes somos en realidad. Los chicos paran pendientes de mostrarse con el corte de cabello más chic o mostrando músculos que forman en el gimnasio. Todo para que las chicas comenten en sus fotos que “está bien bueno” o “está recontra fuerte”. Las chicas suben fotos mostrando el ombligo o la cola con el fin de que los chicos comenten lo “guapa” y “hermosa” que están. Convertimos algo tan natural como el coqueteo en un juego de imágenes.

homero

Al final de manera inconsciente sólo valoramos a alguien por lo externo, por el cascarón y no por lo que realmente pueden ser. Cuando llevamos esto a nivel de relaciones de enamorados pues terminamos teniendo un “amor” superficial, que no llena, que no complementa, que no nos hace mejores personas.

TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: Somos diferentes.

¿Habrás caído en este juego de sólo apreciar o mostrar lo externo?