¿Alguna vez escuchaste a alguien una frase como esta? Si bien es cierto que en muchas parejas esta “regla” se cumple. ¿Hasta qué punto se puede ser distinto a tu pareja?

inter_iman_naturales_g.gif

Los seres humanos somos en extremo complicados, podría incluso decirse que cada quien es todo un universo dentro de si; a tal punto que ni siquiera nosotros nos conocemos al 100%.  Sin embargo, pese a la inmensidad de nuestra complejidad nos aventuramos a conocer y entablar una relación con otra persona tanto o aún más compleja, y tarde o temprano las diferencias que nos hacen únicos empiezan a aflorar, que, si a mí no me gusta bailar y que a ella le encanta, o que yo ame los makis (¿a quién no le gustan los makis?) pero ella los detesta; ustedes entienden, ya cada loco con su tema. Si bien cada una de estas diferencias en cierto punto superfluas causan una que otra discusión (ENSERIO ¿A QUIÉN NO LE GUSTAN LOS MAKIS?) nos ayudan a edificar nuestra relación al escuchar y comprender la postura del otro y buscar actividades con las que ambos se sientan felices.

ogro

Pero, ¿Qué pasa cuando nuestras diferencias no son negociables?

Hay cosas con las que uno no puede tratar y es que todos basamos de nuestros comportamientos en una serie de valores y principios que consideramos vitales para nuestra forma de vida, por ejemplo, en mi casa siempre se dijo que lo ajeno es sagrado y que nunca bajo ninguna circunstancia podríamos ni mis hermanos ni yo robar nada por más insignificante que sea. Eso es algo que no estoy dispuesto a cambiar por nada ni nadie pues no podría vivir tranquilo si viviese delinquiendo. La diferencia del ejemplo es bastante obvia y creo que todos están de acuerdo con lo dicho, pero ¿qué hay de las menos obvias? Por ejemplo:

  • ¿Sus principios morales están en sintonía?
  • ¿Apuntan hacia lo mismo?
  • ¿Le gustaría tener hijos?
  • ¿Planea casarse en algún momento?
  • ¿Profesan la misma religión? (mucho más importante de lo que crees)
  • ¿Sabe que amar no es juego?
TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: "Para Amar hay que Amarnos".

¿Cuáles son esos valores que no estás dispuesto a negociar?  ¿Tu pareja los comparte?