Primer acto:

Lo/la ves por primera vez en tu vida, no sabes ni como se llama, pero sientes que hay una atracción mágica. Es la persona más bella que has podido ver.

Segundo acto:

Extrañas con locura a aquel chico/a que viste. Te imaginas lo lindo que sería tener una relación con él/ella. Tu mundo comienza a girar en torno a lo que sientes por él/ella.

Tercer acto:

Si no lo/la ves te sientes triste, hasta sientes que te falta el aire. Harías cualquier cosa por él/ella. Sientes que sólo hay futuro si logras estar con esta persona. Arcoiris y pajaritos cantando por doquier.

¿Cómo se llama la obra?

“Tengo un crush”

En algún momento de nuestra vida hemos experimentado algo parecido (o totalmente literal) a lo expuesto en los 3 actos. Nos hemos enamorado de alguien que sólo hemos visto pocas veces o hasta una sola vez. Sientes una atracción poderosa hacia esa persona y sientes que lo mejor es “amarlo/a”.

Y es que pareciera que es algo que a todos nos debe pasar alguna vez en la vida. Pero, ¿qué o quién es realmente un crush?

El crush o el flechazo es el poder del impacto de atracción. Es aquella persona que ha llamado poderosamente nuestra atención, convirtiéndose en alguien especial para ti. En resumen, es aquella persona de la que sientes estar enamorada/o, pero con un “pequeño” e “insignificante” detalle: en el fondo es un completo desconocido. 😉

TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: Somos diferentes.

También entra en la definición de crush, la atracción y sentimientos que se puede tener por algún artista, cantante, actor, deportista, etc, etc, etc. Esta persona también es un crush, pero en este caso es algo considerado como un imposible. Pues ¿cuántas posibilidades hay que Shakira te haga caso? (Para eso tendría que dejar a Piqué) o ¿crees que Roger Federer dejará a la esposa para tener un romance contigo?  

Esta atracción poderosa nos hace querer saber más de esta persona, estar al tanto de lo que hace o dice, pero solo solemos quedarnos en información general o superficial. En parte es porque preferimos que sea nuestro platónico o por miedo a realmente acercarnos y ser rechazado/a.

wolverine.png

Tener un crush no es algo malo, pues los sentimientos no son malos. Hay que ser conscientes que forma parte de una ilusión, la cual se podría desvanecer. Recuerda que realmente no conoces a esa persona, no sabes qué tipo de chico/a es, que le gusta, que piensa, cómo es en verdad. Tener esto presente evitará que se te rompa el corazón en caso no te haga caso o te desilusiones al saber quién es en realidad.

Este impacto de atracción debe ser el primer paso, mas no el único ni menos el más importante para construir una relación seria. Estas ganas de saber más de esta persona nos debe motivar a realmente acercarnos a ella, conocerla pero sin prisa, evitando que la premura pasional nos gane. Como lo hemos dicho antes, primero hay que ser amigos antes que cualquier otra cosa. Es en el desarrollo de la amistad donde uno descubre realmente a la otra persona, lo que le interesa, los valores que tiene, las deficiencias también. En conclusión sólo en un ambiente de amistad y confianza entre ambos podrás descubrir si ese Crush tiene futuro o sólo fue una atracción que así como vino se irá.

TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: Los opuestos ¿Se atraen?