Los pasos más importantes para lograr una comunicación esencial son:

  • Tener predisposición
  • Aprender a escuchar
  • Tener confianza

1. TENER PREDISPOSICIÓN: Está claro que para lograr una buena comunicación no podemos sólo sentarnos y enseguida comenzar a hablar, tenemos que prepararnos a nosotros mismos para ello. Normalmente no resulta bien si se hace de un momento a otro, pues es necesario un ambiente tranquilo, que propicie la confianza y total apertura de ambos. Por ejemplo, sería un error tratar de conversar con mi enamorado sobre algo importante mientras está mirando el partido final de la Champions, o con mi enamorada mientras se está peinando o arreglando para salir. Debemos buscar un cierto nivel de sincronización, tomando en cuenta la capacidad de escuchar del otro, de acuerdo a las circunstancias. Disponer todo de mi para comunicarme contigo, implica disponer para ti mi mente, mis ojos, mis brazos y todo mi cuerpo.

2. APRENDER A ESCUCHAR: Sabemos que no es lo mismo “oir” que “escuchar”. Lo segundo se define en el diccionario de la Real Academia de la lengua española como “prestar atención a lo que se oye”. Nosotros queremos enfatizar que “escuchar” a tu pareja implica estar totalmente presente para ella, en cuerpo, mente y alma, es decir, darle el cien por ciento de tu atención. Cuando escucho realmente a la persona que amo, no lo hago por curiosidad o para informarme de los pasos que da, si no buscando su bienestar. Al escuchar a mi pareja no sólo capto lo que dice, si no también lo que siente, soy capaz de ponerme en su lugar y vivir yo mismo lo que el otro está viviendo. Hablamos aquí de la empatía. Es importante tener en cuenta que para escuchar – mostrando al otro mi atención y no correr el riesgo de distraerme – debo disponer mi mente despejando cualquier pensamiento fuera de ti, mis ojos mirándote fijamente, y mi cuerpo adoptando una postura de apertura hacia ti.

solo-escucha-lo-que-quiere

3. TENER CONFIANZA: La confianza es la base de toda comunicación. Confiar en el otro significa que soy capaz de ser mucho más profunda e íntimamente persona con él/ella. Para esto debo despojarme primero de mis miedos y complejos, quitarme mis máscaras y sin aparentar nada, ser transparente y leal conmigo y contigo. Si confío en mi pareja puedo abrirle totalmente mi corazón y compartir con ella mis temores y esperanzas, mis valores, metas y sueños para la vida, en resumen, las cosas más importantes y que valen más para mí.

TE PUEDE INTERESAR:  Amar no es Juego: ¿Por qué la prisa?