Todos tenemos un párroco peculiar, el sello de nuestra parroquia, nuestra carta de presentación para todo evento católico al que vamos. Pero a veces hay algunos con maneras de ser muy muy muy particulares, y con este post podrás reconocer qué tipo de párroco es el tuyo.

1) El padre maternal

Este es el tipo de sacerdote que cuando habla contigo sientes que el corazón descansa, y tiene el consejo exacto con la mirada más tierna del mundo. Es de esos sacerdotes que uno máa extraña cuando el obispo lo cambia de parroquia. ¡Niéguenmelo!

2) El extranjero

Es el típico sacerdote que se acaba de ordenar hace poco en algún lugar de Europa o África y que lo mandaron a tu parroquia de misión. Habla muy poco español y por eso hay que prestar mucha atención en sus homilías… aunque no entendamos ni la mitad de lo que dice.

3) El Jovencito

Se acaba de ordenar y todavía no cumple 30 años. Por su corta edad a veces lo confundimos con algún seminarista, y a los jóvenes de la parroquia a veces les cuesta mostrarle respeto. Eso sí, el sacerdote jovencito es todo un ejemplo de que sí es posible dejarlo todo por Dios sin importar la edad.

4) El serio

Es aquel sacerdote al que sacarle una sonrisa es más difícil que sacarse una muela del juicio. ¡Pero no lo juzgues! Detrás de ese rostro poco expresivo por lo general hay un hombre que se toma muy en serio su vocación y en verdad está preocupado por la salvación del pueblo que le ha sido encomendado.

TE PUEDE INTERESAR:  Tiene cáncer terminal, fue ordenado sacerdote y así celebró su primera Misa

5) El tradi

Este me cae bien. Verlo en la calle con su sotana es toda una catequesis de entrega e identidad católica. Cuando sale a la calle siempre lleva en su maletín un bendicional y una estola para lo que se ofrezca. También es muy celoso de la liturgia y no tarda mucho en pedirle a los del coro que al menos se aprendan un canto gregoriano.

6) El espiritual

Se sabe todas las jaculatorias, te da como penitencia purita oración y lo encuentras más en el templo rezando que en la casa parroquial. Él sabe que si el pastor no ora y ayuna, se puede hacer muy poco con el pueblo.

7) El millennial

Tiene Facebook, Twitter, Instagram y hasta Tiktok. Sube todas sus homilías a las redes sociales de la parroquia y en el boletín parroquial suele publicar algunos momazos de Memes Católicos, Cosas Católicas, Memeguillos, etc.