En muchas parroquias es casi una «tradición» de Semana Santa que algún grupo de jóvenes presente la obra «Jesucristo Superstar». Y aunque no podemos negar que la música de esa obra es brutalmente buena (La música, porque la letra es casi herética) hay una infinidad de factores por los que es prácticamente inexplicable que sea tan popular en nuestros templos.

Aquí menciono algunos factores.

1) Presentan a un Jesús que no es Dios

Para los católicos Jesús no fue solo un gran hombre, no fue un mero revolucionario, no fue un pelucón buena onda. Jesús fue (y es) Dios encarnado. En cambio, en Jesucristo Superstar se presenta al Señor sin facultades divinas.

En toda la obra Jesús no realiza ni un solo milagro ¡ni siquiera el de la resurrección! Por eso, cuando se presenta esta obra en las parroquias se suele inventar un final más o menos digerible y que justifique la presentación.

2) Presentan a un Jesús que no sabe para qué vino

Uno de los momentos más emotivos de esta obra es la oración de Jesús en el Huerto de Getsemaní. Y a pesar de que en la versión en español Camilo Sesto hace un trabajo interpretativo impecable, lo cierto es que la letra de lo que canta es todo lo opuesto de lo que nos muestra la Biblia.

TE PUEDE INTERESAR:  ¿Por qué este canto de Semana Santa habla de Lucifer?

«Yo quiero decir, si puedo pedir, que apartes de mí éste cáliz
ya no deseo su amargura, ahora quema y yo he cambiado y no sé por qué he empezado. Yo tenía fe cuando comencé, ahora estoy triste y cansado mi camino de tres años».

¿El Jesús de la Biblia cambió desde que comenzó su ministerio de tres años? ¿El Jesús de la Biblia no sabía por qué había empezado? ¿El Jesús de la Biblia ya no tenía fe al comenzar su Pasión?

«Dime por qué quieres que me claven en su cruz, muéstrame el motivo, dame un poco de tu luz, di que no es inútil tu deseo y moriré, me enseñaste el cómo, el cuándo, pero no el por qué. Muy bien, yo moriré, pero, pero por favor, cuando muera, cuando muera, mírame, por favor, mira mi muerte. Dios, yo no empecé, fue tu voluntad, dame el cáliz de amargura clava, azota, rompe, mata pero pronto, hazlo pronto, o yo me voy a arrepentir«.

¿El Jesús de la Biblia no sabía por qué tenía que morir? ¿yo no empecé? ¿me voy a arrepentir? ¿really?

3) Presentan a María Magdalena enamorada de Jesús

En «Jesucristo Superstar» aparece una María Magdalena sufriendo por estar enamorada de Jesús y no poder confesarle su amor. Y aunque muchos dicen que el «amor» del que habla la mujer en la obra es el amor de una mujer perdonada, basta con escuchar esta canción y ver esta actuación para saber realmente por donde va la cosa.

TE PUEDE INTERESAR:  7 películas para ver en familia esta Semana Santa

En cambio, la Biblia menciona que María Magdalena comenzó a seguir a Jesús luego de saberse perdonada y liberada de sus pecados. Y ya sé que alguien me dirá “pero si fueron novios cuál es el problema. ¿acaso Jesús sería menos Dios?”. Claro que sí habría un problema el cual profundizaré en otro post, pero para el caso de la obra basta con decir que es una inexactitud bíblica, y lo último que necesitamos en Semana Santa es confundir a los fieles.

4) Desnudos en la Iglesia

Si esta obra se quiere hacer bien, requiere de vestimentas particulares para cada escena. En la versión original por ejemplo, en la escena de Jesús ante Herodes, el rey (bastante gay, dicho sea de paso) está rodeado de un grupo de prostitutas y travestis. Si esto se presentara un teatro, pues allá ellos. El problema es cuando jóvenes de parroquia quieren hacer lo mismo en el templo.

Y sí… he visto grupos que se esfuerzan por hacer tan «bien» la obra que no es raro ver adolescentes semidesnudas en el salón parroquial para esta escena.

5) No se profundiza en la razón de la Pasión del Señor

Si algo caracteriza a esta obra es que trata la Pasión de nuestro Señor de manera muy superficial. Si quitamos los temas heréticos, no estaría mal que un productor de Broadway quiera crear un espectáculo superficial ¿pero por qué llevaríamos ea superficialidad al templo y en una semana donde precisamente queremos vivir la Semana Santa con intensidad? ¿No les parece raro?

TE PUEDE INTERESAR:  El principal enemigo de la Iglesia eres tú

Por ejemplo, en la escena de la Última Cena, el centro de la canción está en los pleitos entre Judas y los Apóstoles y no en la institución de la Santa Misa. De nuevo, si se representa en un teatro, no hay lío. ¿pero en una parroquia?

Por cierto, con esa escena nació en «ten piedad» antilitúrgico más usado de todos los tiempos.