Por Alberto Martin Ventura Grajeda.

1) CONTENIDO CELESTIAL

Un número considerable de hermanos católicos utilizan esta excusa afirmando que no es malo escuchar estos cantos protestantes, puesto que hablan de Dios. Hasta cierto punto “tienen razón” pero por otro lado, es peligroso.

Los propios brujos hablan de Dios en ocasiones, y no por ello vamos a recurrir a ellos para que realicen en nuestro favor alguna abominación como lo es la magia o hechicería. (cfr. Deu 18,10-15). En ocasiones tienen imágenes relacionadas con la fe católica, pero su oficio es anticristiano, ¿solo porque hablan de Dios y tienen imágenes bellas confiarías en ellos?

El enemigo de todos los bautizados también habla de Dios, puesto que conoce las sagradas escrituras al derecho y al revés. Recuerden como engañó a Adán y Eva (cfr. Gn 3, 1.4 ss.) (cfr. II Cor 11,3). Siglos después se atrevió a tentar al mismísimo Salvador (cfr. Mt 4, 1-11); con esto queda claro que no basta escuchar alabanzas o cantos que hablen de Dios, sino un contenido fiel al magisterio de nuestra santa madre la iglesia católica.

2) DIOS ES AMOR, (I Jn 4,8) ¿COMPROMISO O PRETEXTO?

En la actualidad algunos hermanos católicos afirman que mientras estos temas musicales hablen del amor de Dios ¿Qué mal puede hacerle a quien los escuche?

Efectivamente. Escuchar sobre el infinito amor de Dios no puede dañar a nadie; lo que podría hacerlo es escuchar alguna doctrina contraria a lo que el mismo Jesucristo enseñó. Por ejemplo el instituye la Eucaristía y deja claro que inicia una nueva alianza, (cfr. Lc 22,20) y ordena que se celebre a partir de ese momento en su memoria, (cfr. Lc 22,19)

3) SENTIMENTALISMO MODERNO

Como seres creados del barro tenemos fragilidad y debilidades, y es inevitable que alguno de nosotros en algún momento pueda llegar a sentir tristeza o depresión. Por otro lado hay quienes utilizan esta excusa para escuchar música que va en contra de su fe católica, y claro, les sirve como una especie de “droga cristiana” – perdonen la comparación – pero en ocasiones sus efectos son similares a los de algún estupefaciente.

Hoy más que nunca por el colosal crecimiento de grupos protestantes y sectas en el mundo, se ha creado un cristianismo “light” y deformado, el cual en algunas ocasiones presentan a un Cristo sin Cruz, (cfr. Mt 16,24) a un Dios sin pruebas ni sufrimiento, a un Dios puro “amor” minimizando u olvidando su justicia, es decir tratan de borrar de la mente de sus adeptos que también es Juez. (cfr. II Cor 5,10)

4) NECEDAD Y ORGULLO

No podemos excusar el error doctrinal en algunos cantos protestantes. Por ejemplo, existe un “ministerio musical” llamado solo Cristo salva, en Tuxtla Gutiérrez Chipas, en México, los cuales obviamente no van a escribir temas relacionados con los sacramentos, Maria Santísima, el Santo Rosario, o la vida de algún Santo.

Imagina algunos católicos despistados en un concierto de estos hermanos, al escuchar el título del ministerio, pensaran ¿Será cierto? ¿Solo Cristo salva? Comenzarán algunas dudas. Debemos dejar claro que efectivamente solo Cristo salva, puesto que para nosotros como cristianos Católicos Él es nuestro único Dios y Salvador.

5) FALSO ECUMENISMO

Se ha mal entendido el auténtico significado del ecumenismo, y se ha confundido con «todo es lo mismo».

El Decreto conciliar sobre el Ecumenismo presenta las bases doctrinales y las líneas de acción práctica del ecumenismo católico. El título oficial es: «Unitatis Redintegratio» (restauración de la unidad) y fue promulgado por el papa Paulo VI el 21 de Noviembre de 1964, durante la celebración del Concilio Ecuménico Vaticano II, del cual representa uno de los frutos más hermosos.

«Promover la restauración de la unidad entre todo los cristianos es uno de los principales propósitos del Concilio Ecuménico Vaticano II. Porque una sola es la Iglesia fundada por Cristo Señor; muchas son, sin embargo, las Comuniones cristianas que a sí mismas se presentan ante los hombres como la verdadera herencia de Jesucristo; todo se confiesan discípulos del Señor, pero sienten de modo distinto y siguen caminos diferentes, como si Cristo mismo estuviera dividido (1Cor 1,13). Esta división contradice abiertamente a la voluntad de Cristo, es un escándalo para el mundo y daña a la causa santísima de la predicación del Evangelio a todos los hombres» (UR, No. 1).

Hoy en día este tema se tomó a la ligera y muchos católicos afirman – Todos somos hermanos –todos somos hijos de Dios -¿Qué hay de malo en escuchar sus alabanzas? Entre otras cosas, y con estas afirmaciones poco serias y las cuales muestran la gran falta de preparación y formación en nuestra fe cristiana, hoy en día muchos católicos terminan confundidos y enredados entre las doctrinas evangélicas no-católicas y las mentiras de las sectas.

CONCLUSIÓN

¡Basta de excusas, basta de pretextos y comodidades infantiles! Como dijo el profeta Oseas,  Mi pueblo perece por falta de conocimiento. Porque tú has rechazado el conocimiento, (Os 4,6 a). Necesitamos formarnos como verdaderos discípulos de Cristo, y dejar los pretextos de una vez por todas, de lo contrario las iglesias protestantes seguirán en aumento y nuestros templos continuarán en descenso, cada vez más y más vacíos, y las dudas y la confusión en materia de fe seguirán creciendo.

Si tú eres un cristiano católico bautizado asume realmente tu compromiso como bautizado y sal a dar la buena batalla.

Hermanos míos, ustedes están prevenidos. Manténganse en guardia, no sea que, arrastrados por el extravío de los que hacen el mal, pierdan su firmeza. Crezcan en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. ¡A él sea la gloria, ahora y en la eternidad! (II Pe 3,17-18)