Como cada 25 de marzo, en muchos países estamos celebrando el «Día del Niño por Nacer». Esta fecha es un momento especial para recordarle al mundo la necesidad de proteger al ser humano en la etapa más vulnerable de su vida: desde su concepción hasta su nacimiento. ¿Pero sabías que hay una razón bíblica para conmemorar esto justo un 25 de marzo? Entérate por qué.

Cada 25 de marzo la Iglesia Católica celebra la Solemnidad de la Anunciación. Esto es el histórico momento en el que Dios envió al Ángel Gabriel a visitar a María para anunciarle que fue escogida para llevar en su vientre a Dios Hijo.

«Al sexto mes fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: ‘Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo’. Ella se conturbó por estas palabras, y discurría qué significaría aquel saludo. El ángel le dijo: ‘No temas, María, porque has hallado gracia delante de Dios; vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús. Él será grande y será llamado Hijo del Altísimo, y el Señor Dios le dará el trono de David, su padre; reinará sobre la casa de Jacob por los siglos y su reino no tendrá fin'». Lucas 1, 26-33.

TE PUEDE INTERESAR:  A las 14 semanas le dijeron que debía "terminar" a uno de sus hijos...

Cuenta la palabra de Dios que aquel día el Espíritu Santo cubrió a María con su sombra y así quedó embarazada. Y aunque la Biblia no nos menciona la fecha exacta en la que ocurrió este hecho, los católicos lo recordamos cada 25 de marzo porque contamos 9 meses hacia atrás desde la Navidad, fecha en la que celebramos el nacimiento de nuestro Salvador.

La profunda relación entre la «Solemnidad de la Anunciación» y el «Día del Niño por Nacer»

Jesucristo también fue un niño por nacer. Desde el día de la anunciación el Dios Hijo que coexistía desde siempre con el Padre y el Espíritu Santo se hizo carne en el vientre de una mujer volviéndose tan vulnerable como cualquier otro niño que hoy vive en el vientre de cualquier mujer embarazada.

Desde el día de la Anunciación hubo una vida nueva en el vientre de María. ¿Puede acaso haber un mejor día para celebrar precisamente el «Día del Niño por Nacer»?

Aprovecha este día para pensar en Jesús pequeño y vulnerable en el vientre de María y reza por todos aquellos niños por nacer que fueron concebidos probablemente en contextos difíciles y cuyas madres estén pensando en tomar una trágica decisión.

#SíALaVida