Ser santos es la vocación de todos los ser humanos. Estamos llamados a buscar la santidad en todas las etapas de nuestras vidas: en la escuela, en el trabajo, en la familia, con los amigos ¡y también en el noviazgo!

¿Pero cómo lograr la santidad en el noviazgo si el mundo nos enseña que vivir el noviazgo correctamente es darle la espalda a Dios?

Por eso hoy te compartimos 10 pasos para ser novios santos:

Ser sinceros

Estar dispuestos a conocerse

Ser los mejores amigos

Ayudarse mutuamente

Respetarse el uno al otro

Orar juntos

Orar por el otro

Ser fieles

Estar dispuestos a las pruebas

Tener un mismo amor: Dios

¿Agregarías más pasos a esta lista?

TE PUEDE INTERESAR:  Carta de un joven católico enamorado